Fast Rules
•Con tu ficha aceptada puedes abrir un tema. ¡Queremos leerte!
•Sin color no puedes rolear en post ni en chatbox.
•Respeta para que te respeten.

Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliaciones
HERMANOS
Instituto Takemori
One More
Afiliación Hermana
Afiliación Hermana
Afiliación Hermana
ELITE
DGM: Fallen AngelsPsycho-Pass RPGINNOCENT MALICECrear foroCrear foro
DIRECTORIOS

Últimos Temas
Últimos temas
» [Normal] Shibarame Highschool; the prison
Miér Ago 26, 2015 5:57 pm por Invitado

» Welcome to the night ― Cry out || Afiliación normal
Mar Abr 07, 2015 7:22 pm por Invitado

» Afiliación élite Heaven's Door
Vie Abr 03, 2015 8:09 am por Invitado

» Alisyum - Afiliación élite (cambio de botón)
Miér Abr 01, 2015 12:24 am por Invitado

» Euphir Virietum | YAOI+18 «NORMAL»
Lun Mar 16, 2015 11:50 pm por Invitado

» Sunflower [Afiliación ELITE]
Lun Mar 16, 2015 8:44 pm por Invitado

» Había una vez un Pez~ (priv.)
Jue Mar 05, 2015 5:21 pm por Khan O'Brien

» Cambio de botón-Elite-La Pluma y la Ficción
Lun Mar 02, 2015 8:52 pm por Invitado

» Spirit Soul - Confirmación élite
Dom Feb 22, 2015 12:29 am por Celica Mykhalé Alaska

Staff
Celica Mykhalé Alaska
WEBMASTER
Mp - Perfil

"Somos lo que somos al final, cada quien escogió su madera"
Alanriace Blutkreislauf
ADMINISTRADOR
Mp - Perfil

"Del deseo más profundo, viene el odio más letal"
Yamato Akiyama
MODERADOR
Mp - Perfil

"La oscuridad envuelve mi alma como negras cadenas, pero jamás atrapará mi corazón"

Temas Importantes

Estación
Comienza en Febrero y dura hasta finales de Mayo, esta es la estación más parecida al verano terrestre. Abundancia de frutas y verduras, los animales cuidan a sus crías recién nacidas, el sol y las temperaturas agradables reinan y, probablemente lo mejor de todo, el Festival de Media Libra tiene lugar.


Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Antonette Westcliff el Lun Jun 16, 2014 1:48 am

«Las luces daban directo en ella, bañado de diversos colores para que la gente se enfocara en lo que debería, su micrófono perfectamente colocado para que tomara aire y empezara a cantar, y cuando salió la voz de su boca…»

Sus ojos se abrieron cuando sintió el sol dando directamente sobre su rostro, miró a su alrededor, donde sólo los árboles se encontraban con su vista y mientras trataba de analizar dónde se encontraba, sacó uno de los dulces que siempre cargaba en una pequeña bolsa que cargaba y mientras lo  saboreaba no recordaba nada acerca de ese lugar.

¿Dónde estoy?

Oh, esperen. Ya sabía por qué estaba ahí. Estaba de vacaciones y hace mucho que no salía  para volar libremente… por lo que había decidido ir a un bosque solitario para entretenerse sola. Mientras paseó por los pequeños pueblos que estaban cerca de donde se encontraba en esos momentos, escuchó que ahí había criaturas mágicas, y había decidido ese lugar, quizá encontraría seres de su misma clase.

¡Qué emoción! ¡Jamás en su vida había visto un hada! Además de ella y su madre, pero no contaban, ella no porque sus alas eran de un ser celestial, y su progenitora tampoco porque después de lo de su padre no volvió a volar por lo que… ¡Ay, por los dioses que deseaba ver un hada!

¿Cómo serían sus alas? ¿Como las de su madre que parecía de mariposas? ¿O habían otros tipos…? No creía tanto en los cuentos de humanos, pues normalmente fallaban mucho en bastantes cosas, pero ella tenía que ver una. Sólo una.

Quizá deba sacar mis alas… ―susurró para ella, pues no había visto ningún ser mágico en los alrededores y estaba empezando a cansarse.

Decidió levantarse después de una pequeña siesta que tomó ahí, para seguir caminando y buscar otro ser mágico, si no era hada pues… ni modos, pero mientras fuera mágico sería especial. Llegó hasta donde parecía ser un claro y maravillándose de lo bello que se veía decidió acercarse un poco pero no había sido la mejor idea de todas.

Cada paso que daba, resonaba en el lugar, cosa extraña porque era al aire libre, pero Antonette decidió ignorarlo, acercándose cada vez más al pequeño claro que veía, pero cuando estuvo casi en la orilla, emergió un ser que parecía ser una serpiente marina, sólo que… ¡era enorme!

¡Oh, maldita sea! ¿Por qué a ella?, pensó la joven mientras se quedó por unos pequeños segundos paralizada para después salir corriendo de ese lugar.

¡TODO YO, TODO YO! ―soltó un grito cuando escuchó un lejano rugido de la bestia que había encontrado en el claro―. ¡NO ME ALCANZARÁS, ¿ENTIENDES, TÍO LOCO?! ―exclamaba aunque sentía que estaba detrás de ella.

Antes de que se diera cuenta, chocó con una persona ―¡¿qué rayos hace alguien allí?!― e irremediablemente ambos se fueron al suelo pues ella iba demasiado rápido para poder evitar que sucediera aquello.

¡Oh, mi Dios! ME VA A MATAR ―gritó mientras no prestaba atención con lo que chocó―. Debo irme de aquí…

Entonces su vista se fijó en su nuevo e inesperado acompañante.

¿Y tú quién eres? ―preguntó totalmente confundida―. ¡Eso no importa! ¡TENEMOS QUE SALIR DE AQUÍ! ―le tomó de la mano para después levantarse y arrastrar a la persona desconocida con ella.

¡Por los dioses! Tan sólo correría un poco más y se detendría, seguro que la serpiente fea esa no los seguiría por mucho más… ¿verdad?
avatar
Antonette Westcliff
Hibridos
Hibridos

Empleo : Cantante Profesional

Mensajes : 12


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Sora J. Hahn el Lun Jun 16, 2014 5:20 am

-Kuro... esto de no comer todos los días tiene que ser malo... - dijo el chico suspirando profundamente mientras seguían andando hacía Dios sabe dónde. Desde que los dos atravesaron aquel espejo no sabían hacía donde iban en ningún momento, y nunca encontraron una ciudad o algo parecido, siempre andaban entre bosques, llanuras, montes... Al menos habían aprendido algo de haber vivido durante 8 años en un bosque, por lo que aunque la comida escaseaba, podían sobrevivir.

Lo malo era el estado del chico, desde que cruzó el espejo no paraba de enfrentarse a situaciones  a las que no estaba acostumbrado, y una de ellas era la peor de todas, y era él mismo. Noche tras noche el joven soñaba siempre con lo mismo, y durante el día no se quitaba de la cabeza lo que había soñado la noche anterior. Este tipo de cosas eran las que afectaban a su salud mental, pero sobretodo el punto fuerte estaba en los seres que se encontraba durante el día. Todo tipo de seres extraños e inimaginables, Sora, pensando que de verdad estaba completamente loco, no se acercaba a esos seres pensando que solo eran un producto de su imaginación. Aunque en realidad esos seres existen, él solo puede pensar en que esta loco, lo que a su vez, hace que se vuelva más loco.

Mientras semi-demonio y gato andaban por un bosque que para ellos era como completamente desconocido, aunque ya llevaban muchísimas horas dentro de él, e incluso un día si apuramos, un grito rompió el silenció que los acompañaba. Ambos se miraron el uno al otro. "Ese grito parecía muy real..." Seguidamente ambos salieron corriendo en busca del emisor del grito.

Todo ocurrió muy rápido. Primero fue el choque entre Sora y una chica completamente desconocida. La vista de Sora se nublo levemente debido al choque y a la caída al suelo de después. Seguidamente la chica cogió a Sora del brazo y tiró de él, el chico estaba completamente desconcertado y desorientado, no sabía lo que estaba pasando ni tampoco por que tenía tanta prisa. Cuando Sora recuperó la vista unos segundos después se fijo en que lo que lo estaba arrastrando era una chica.

-¿De qué estás huyen...? - el chico se quedó a medio ya que al mirar hacía atrás vio lo que parecía ser una serpiente gigante. Y sí, todo era bastante real. Rápidamente Sora se levanto del suelo para dejar de ser arrastrado y fue entonces cuando agarró a la chica del brazo y entonces era él el que tiraba de ella. "Kuro, ¿crees que puedes con ella? Yo la distraeré, al fin y al cabo es una serpiente, son fáciles de distraer" - "¡Claro que podré!"

Sora paró de correr y soltó a la chica - Quédate aquí, pase lo que pase, y si tardo mucho en volver, bueno, tú solo corre... - dijo el chico mientras miraba a la chica a los ojos y mostraba una leve sonrisa para transmitir algo de seguridad.

Entonces Kuro y Sora salieron corriendo hacía la serpiente, el plan era simple. Sora distraía a la serpiente, Kuro le daba la vuelta, se transformaba en gigante y lo mataba. Pero al parecer las cosas no iban a ser tan fáciles. Cuando Sora encaró a la serpiente, esta se quedo mirando al chico sin hacer nada, y seguidamente, pasó por su lado en dirección a la chica. ¿Por qué la serpiente no se había fijado en Sora? ¿Quizás sabía que este era un Demonio? Sora y Kuro se miraron fijamente durante un segundo dándose cuenta de que su plan se había esfumado. -¡¡Corre!! - gritó Sora mientras seguía a la serpiente.
avatar
Sora J. Hahn
Hibridos
Hibridos

Mensajes : 11


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Antonette Westcliff el Lun Jun 16, 2014 2:02 pm

En algún momento de la persecución el chico paró, vio la serpiente gigante que no dejó de perseguirla ―¿por qué, por qué, por qué?― y la tomó del brazo para seguir corriendo. ¿Cuánto tendrían que huir para que les dejara en paz?, pensaba la joven mientras el terror poco a poco se metía en ella. El joven se detuvo en medio camino, diciéndole que no se moviera, ¿qué rayos pensaba hacer? Era un suicida, estaba a punto de sacar sus polvos cuando la serpiente se detuvo sólo para ver al sujeto.

¿Qué…? ―pero después volvió a dirigirse a ella.

¡¿QUÉ?! Oh, por los dioses del Olimpo o cualquiera… ¡Quizá el sujeto era secuaz de la serpiente! Maldita sea… Antonette expulsó los polvos de hada que guardaba, invocando su espada mágica. La serpiente pareció mirarla con mayor ferocidad que antes por el arma que ahora cargaba, por lo que la sacó de su funda en guardia del monstruo.

Ahora sí estamos equitativos, monstruo asqueroso… ―susurró con el ceño fruncido―. Y tú ―apuntó al desconocido―, tendrás que explicarte después de que acabe con esto.

La serpiente lanzó su cabeza hacia ella, por lo que dando un salto lo bastante alto, empuñó su espada y dándole algo de magia se lanzó hacia abajo para cortar aquella extremidad que controlaba el cuerpo de la bestia, lográndolo con bastante éxito.

Ah, ahora debo limpiarla, qué asco ―dijo mientras veía la viscosidad en su bella arma―. Bueno… Ahora sí, ¿quién rayos eres y qué haces en este lugar, sujeto-no-humano? ―preguntó viendo a su acompañante sin prestarle la mínima atención…

Hasta que vio el gato.

Oh, mi Dios. ¡Es el gato más tierno que he visto en toda mi vida! ―parecía que había olvidado que tenía el cadáver de una serpiente a su lado, pues se acercó al chico algo cautelosa pero lo suficiente para observar al gatito que lo acompañaba―. ¿Cómo se llama? Es súper lindo y me encantan sus ojos, son…

Empezó a dar un pequeño parloteo sobre lo adorable que le parecía el animalito que lo acompañaba, hasta que volvió a recuperar control sobre ella misma, y se dio un golpe en la frente.

Siempre me distraigo,  rayos ―mencionó cuando sacudió su espada de la viscosidad, seguido de guardarla en su funda―. Bueno, como decía, ¿quién eres? Supongo que no eres secuaz de la serpiente porque no me has atacado… o eso espero que no hagas que te ataco con mi espada, ¿eh? Yo soy…

Esperen… Ahora que se daba cuenta, ese sujeto no pareció reaccionar cuando la vio, ¿no sabía quién era? Quizá aún no lo había analizado… pero qué extraño, normalmente con sólo mostrar algo de su cara ya sabían quién era, incluso con su cabello.

Soy Antonette Westcliff ―informó algo precavida―, y vine para buscar algo de emoción, aunque creo que ya tuve demasiada ―soltó una risita y sacó unos cuantos dulces―. Qué bueno que no les paso nada que me muero… ―dijo mientras empezaba a comer algunos―. Oh, ¿quieres? ―preguntó tendiéndoselos.

Finalmente, prestándole algo de atención al desconocido, notó que era bastante atractivo, pero sus ojos eran lo que más le llamó la atención. Qué bonitos eran, pensó. Volvió a la realidad esperando que el sujeto respondiera todas sus preguntas. Y que ninguna criatura peligrosa saliera de nuevo… por favor.
avatar
Antonette Westcliff
Hibridos
Hibridos

Empleo : Cantante Profesional

Mensajes : 12


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Sora J. Hahn el Lun Jun 16, 2014 4:07 pm

Gato y amo llegaron justo a tiempo para escuchar las palabras de la chica pelirosa; "tendrás que explicarte después de que acabe con esto." Los dos se miraron algo asustados después de ver como la chica acababa completamente con la serpiente. Pero, si era capaz de matarlo tan rápido ¿por qué huía en un principio?, Sora no se lo preguntó por que no tuvo tiempo prácticamente, ya que después del asesinato la chica empezó a preguntar como si no hubiera mañana.

"Diga lo diga, quiera lo que quiera, responde, no quiero acabar igual de muerto que la serpiente" Pero antes de que Sora pudiera responder a alguna pregunta, la chica se fijó en el gato negro de dos colas, y al parecer le gustó bastante. Kuro, ante el comportamiento de la chica, y al no estar acostumbrado a este tipo de situaciones, ya que prácticamente solo conocía a Sora, se escondí detrás de Sora, "¿Me va a matar? no quiero que me toque..." La chica seguía hablando como si estuviese hipnotizada por el gato, pero al parecer le duro bastante poco y volvió a retomar las preguntas.

-Podría ser un secuaz que solo esta esperando el momento justo para matarte... o podría ser una persona normal y corriente la cual ha sido golpeada, arrastrada contra su voluntad, y a tenido que presenciar el asesinato de una serpiente gigante... - Dijo el chico sin quitar la vista de la chica. Después de escuchar el nombre de la chica volvió ha hablar - Bueno Antonette, yo no creo que sea el que tiene que decir nada, tú eres la que ha acabado con una serpiente gigante... - dijo mientras se rascaba levemente la cabeza, ya que todo le parecía tan raro que se estaba incluso mareando, primero una serpiente gigante, y luego una chica que la ha liquidado en cero coma. Todo era demasiado raro...

¿Y si de verdad no estoy loco? ¿Y si todos esos seres extraños que he visto desde que crucé el espejo existen de verdad? Pero... ¿Por qué? ¿Qué es este sitio? ¿Dónde se supone que estoy? Quizás si es el infierno, y estoy aquí por cortesía de mi tan "amado" padre Satanás. El chico agitó la cabeza hacia los lados y después volvió a mirar a la chica. - ¿Todo... esto es real? ¿Es muy común este tipo de serpientes aquí? Sea donde sea que estemos...- dijo mientras se llevaba las manos a la cabeza, no se creía que todo lo que tenía frente a sus ojos fuese verdad.

Sora, en medio de su locura constante estaba a punto de explotar. No se podía imaginar que todo lo que estaba viviendo durante estos días fuese completamente cierto, pero aunque fuese real aún así el pensaba que esto era solo un paisaje creado por su padre, lo que provocaba que en todos y cada uno de sus sueños, apareciese el como culpable de todas las muertes de seres queridos, y que ahora mismo, estaba pasando por su castigo y no iba a poder escapar de su destino fatal, la muerte.

El chico pensó en que aquella mujer no era una amenaza, y por ahora era la única persona que conocía en este sitio, fuese lo que fuese, por lo que quería era acercarse un poco más a ella, coger algunas confianzas, pero nunca bajar la guardia, pero la chica podría servirle de ayuda.

-Me llamo Sora... Sora Jay Hahn... - dijo sin quitar la vista de los ojos de la chica. - Y tu amor a primera vista es Kuro. - dijo mientras cogía al gato en brazos y se lo acercaba a la chica. "¡No NO! " - "Calla... no dejaría que te pasase nada... "
avatar
Sora J. Hahn
Hibridos
Hibridos

Mensajes : 11


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Antonette Westcliff el Lun Jun 16, 2014 7:42 pm

Las respuestas que le daba el sujeto le parecían algo entretenidas, pero en definitiva él no era un humano común y corriente. Antonette soltó una risita cuando escuchó sobre su hazaña de derrotar a la serpiente, se sintió algo fuerte, pero ya tenía experiencia con la esgrima y utilizando magia, por lo que había sido algo realmente sencillo, además de que el monstruo no era muy inteligente que digamos, era el típico “Eh, comida, comida” que creía que su tamaño le aseguraba la victoria.

El desconocido agitó la cabeza, para después preguntar sobre el lugar, parecía realmente perdido, y eso hizo que la joven se sintiera algo culpable, aunque no había hecho nada malo.

Sora. Su nombre era Sora, bastante curioso, porque sus ojos eran del color del cielo, y el gato tierno, esponjoso, adorable era Kuro. ¡Ugh! ¡Tan tiernoooo! Se lo tendió, pero el animalito parecía bastante asustado, así que agitando su mano le restó importancia.

Bueno, Sora. No hay serpientes gigantes por todos lados, en realidad creo que sólo hay en los lugares de este tipo, pero es bastante real, sí. Muy real ―aseguró mientras sacaba algo de sus polvos de hada, por el cual apareció un pequeño agujero donde metió su espada―. Estos son polvos de hada, por si no lo sabías, y son para conseguir cosas que necesito en el momento que quiero.

Se acercó a él un poco mientras lo observaba con curiosidad, pensando en si tenía alguna familia ahí, lo más probable era que no, pues su rostro parecía estar completamente fuera del lugar, confuso por todo lo que veía. Extendiendo su mano, la colocó en el hombro de él mientras lo miraba directamente en los ojos.

Sora, no te preocupes, no dejaré que te pase nada, ¿sí? ―le aseguró mientras sentía una rara sensación de protección, como si fuera una madre―. Kuro, no te haré daño, lo juro ―dijo mientras miraba al aludido con una sonrisa tranquilizadora―, entonces, estamos en el Bosque… Bosque de Gin, aquí hay bastantes criaturas de este tipo, aunque yo vine a buscar seres mágicos más… amigables, si entiendes a lo que me refiero.

Se fijó en el Sol, el cual empezaba a ocultarse en la espesura de los bosques, o mejor dicho, de todo, quizá anochecería más rápido de lo que pensaba. Y seguramente aparecerían monstruos mucho más peligrosos si se quedaban ahí.

Creo que deberíamos irnos… a menos que quieras jugar un poco con otros monstruos, cosa que yo no quiero porque me da bastante pereza. Además de que luego entro en pánico y no recuerdo que tenía qué hacer, como lo que pasó con la serpiente ―dijo rascándose levemente la mejilla con una enorme sonrisa―. Por mientras deberíamos buscar un lugar donde descansar, vamos.

Le tomó del brazo mientras caminaban en la casi-ya-oscuros árboles mientras tarareaba un poco, el gato seguía en el hombro de Sora, mientras él seguía con esa mirada de que no entendía nada.

Estamos en Infraterra, un… uhm… país del Ryomen Mira, es un buen lugar pero en esta temporada hace un calor terrible, ¿no lo has sufrido? El otro día en la Ciudad Lazuli fui a comprar unos dulces y el calor fue terrible, juro que casi me doy un tiro ―le empezó a platicar sobre la ciudad donde vivía, las tiendas, apartamentos, la gente; todo lo que podía―. Tú, Sora, ¿has viajado a algún lado? A mí me encanta viajar, pero mi trabajo a veces no me lo permite…

Sacó el móvil que tenía de su bolsa, para ver la hora que era, y vaya que era tarde, ya debería ir a un pueblo para contratar a alguien que la llevara de regreso a la ciudad… pero aún no podía dejar a Sora solo.

Oye, Sora… ¿te gustaría…? ―lo volteó a ver cuando varias luces se colocaron alrededor de ellos―. ¿Qué mierda es esto? ―preguntó mientras aparecían más y más, hasta que parecieron estar acorralados.

Oh, Dios no. No más seres mágicos para Antonette nunca más, después de ese día iría al pueblo más cercano para pasar pacíficamente sus vacaciones y quizá tomarse un día o dos en la tranquilidad ausente de la ciudad.
avatar
Antonette Westcliff
Hibridos
Hibridos

Empleo : Cantante Profesional

Mensajes : 12


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Sora J. Hahn el Mar Jun 17, 2014 3:22 am

Entre el agotamiento de los días anteriores, y las novedades que se le presentaban continuamente a Sora, este no sabía muy bien que pensar ni que hacer. Fue un alivio que la chica dijera que no es muy normal encontrarse serpientes gigantes, aunque por lo que había visto Sora no iban a ser un problema, y además, Sora se había enfrentado a cosas muchísimo peores durante su vida, pero quizá no había pensado en eso.

-¿Polvos de Hada? - soltó una leve risilla - ¿Eres tú un hada? Vaya... nunca habría jurado que las hadas son tan agresivas y llevan armas, según los libros son más " Oh que bonito todo, cuantas flores... Oh un arcoiris... ¡Oh que mundo más bonito! " O algo así... - dijo mientras la chica colocaba la mano en su hombro - Tampoco quiero que te sientas ofendida... es solo que... - no terminó su frase.

Suspiró levemente ante la frase protectora de la chica, aunque realmente no necesitaba a nadie que le protegiera, lo único que necesitaba eran dos cosas; Saber dónde estaba, y algo de comida. Él se podía defender muy bien solo, aunque teniendo en cuenta que las Hadas aquí son bastante agresivas, pues ya no sabes lo que te vas a encontrar.

Asintió a las palabras de la chica, y se dejo llevar por esta, ya que aunque Sora llevaba unos cuantos días en este bosque, por su mala orientación (como siempre) no sabia ni por donde había pasado o no. Por lo que lo mejor era dejarse llevar por la chica y esperar que le llevase a algún sitio que estuviese decentemente bien. Escuchó el comentario de la chica, y le provocó un leve suspiro tranquilizante, porque esto significaba en cierto modo que sus miedos de estar de verdad en el infierno como castigo, y que al final le esperaba su muerte, solo significaba que en realidad no estaba en el infierno.

-Si claro, por lo que he visto he viajado mucho, la cosa es que ha sido de bosque en bosque, y la cosa es que en ningún momento sabía donde estaba por lo que... bueno, si lo quieres llamar viajar llámalo así. - comentó mientras seguía dejándose llevar por la chica sin esfuerzo alguno. La chica dijo unas palabras, pero se quedó a medio al ver como unas luces empezaban a iluminarlos. Al parecer la chica no sabía lo que eran, o no lo había visto nunca, pero Sora sí.

-Son solo Luciérnagas... Y al parecer aquí no escasean - dijo mientras miraba como seguían viniendo más y más. Sora y Kuro cogieron una cada uno y se la mostraron a Antonette - Mira, no pasa nada. Tienen la capacidad de emitir luz, bioluminiscencia. Pero por lo demás son normales.  - después de esto avanzó un poco más llevando a la chica para alejarse del circulo de luciérnagas y después volvió a mirarla. - Bueno ¿qué querías decirme?... - preguntó curioso mientras miraba a la chica. La única luz que había en el bosque era la que había a pocos metros de los chicos producida por las luciérnagas, era una iluminación bastante bonita. El único problema que tenía Sora ahora era el de qué iba ha hacer esta noche y a la mañana siguiente, como siempre más o menos, pero se le olvidó por completo al estar con la chica.
avatar
Sora J. Hahn
Hibridos
Hibridos

Mensajes : 11


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Antonette Westcliff el Miér Jun 18, 2014 10:31 am

El chico la confundía un poco, no era agresiva, ¿verdad?, ¿VERDAD? Bueno… quizá un poquito sí, pero daba igual, la vida sigue, como dice una de sus más típicas frases. Por lo menos ahora sabía que Sora sí estaba completamente perdido, y si no conocía el lugar, ¿cómo rayos había conseguido refugio o comida?

Las luces flotantes que empezaban a molestar a Antonette eran en realidad luciérnagas, como había dicho el joven, y más porque se la mostraron de cerca. Qué asco daban, pensó repulsivamente, pero no era extraño pues ella no era muy fan de los insectos, y menos los voladores… o cualquier tipo.

¿Eh? Pues te iba a preguntar que si quieres acompañarme a un pequeño pueblo que está a las afueras de aquí. Si te soy sincera tengo bastante hambre y quiero descansar  en una cómoda cama hasta mañana.

Ella no mentía nada, deseaba con todas sus ganas acostarse e imaginar que no mató a una serpiente gigante con su espada o que siquiera fue allí. Por los dioses, por favor que le den un respiro, ella tan sólo quería conocer un hada pura.

Y no soy un hada normal ―le informó recordando lo que dijo anteriormente―, soy hija de un ángel y un hada, además no sé si lo sabes pero nosotras las… mitad hada somos algo requeridas por nuestro polvo y necesitamos un método de protegernos.

Su madre, cuando aún era “normal”, le había dicho que varias personas deseaban su polvo de hadas por las grandes ventajas que tenían y sin olvidar las habilidades curativas que la gran mayoría tenía. Por lo que su padre la metió desde que era una cría en clases de defensa.

Somos algo deseables para varios ―susurró mientras caminaba hacia, lo que ella creía que era, la salida del bosque.

Las luces tenues del pequeño pueblo iluminaron a los tres, y luego las casi inaudibles voces de los habitantes y visitantes del lugar. Una sonrisa cálida llegó a los labios de la joven, mientras recordaba a los que había conocido antes de internarse al Bosque de Gin.

Aquí está el pequeño pueblito que te dije, son bastante amigables y sus camas se ven cómodas… creo ―dijo aún con la sonrisa―. Por lo que he entendido, no trabajas, ¿o sí? Pero si quieres yo invito por esta noche, Sora. Y obviamente a ti también, Kuro ―canturreó viendo al gato con ternura.

¡Ay, cómo amaba los animales! Y Kuro tenía una chispa de inteligencia en sus ojos, ¿era un gato normal? Aunque eso no importaba, pero… ahora que recordaba… ¿qué era Sora? Sabía que no era humano por lo acontecido con la serpiente, entonces…

Sora… ¿qué eres tú? Y no me digas humano que te echo la bronca, ¿eh? ―le preguntó inclinándose hacia él―. Yo ya te dije lo que soy y pienso invitarte la comida, me parece justo que respondas, chico-no-humano-que-ataca-serpientes-gigantes.

Sacó de nuevo sus dulces, pues ya tenía un rato que se le había acabado el anterior, por lo que empezó a comer otro. Oh, dulces… cómo los amaba con toda su alma. Volvió a checar su móvil, pero la señal de allí era malísima, mejor dicho, ni había, hubiera ido a un pueblo que sí tuviera, y se ahorraba algunos problemas con el transporte. Soltó un suspiro, dirigiendo su mirada nuevamente a Sora.
avatar
Antonette Westcliff
Hibridos
Hibridos

Empleo : Cantante Profesional

Mensajes : 12


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Sora J. Hahn el Miér Jun 18, 2014 11:09 am

La luz que producían las luciérnagas sobre el bosque llegaba a ser incluso romántico, se asemejaba a la luz de unas velas que iluminan una habitación. Esto provocó que la tensión del chico bajase notablemente, ya que desde que se enteró de que todo lo que había visto era completamente cierto, no podía estar muy tranquilo.

-Claro claro, iré contigo. - dijo el chico mostrando una sonrisa sincera. Sora llevaba como un día y medio sin comer nada de nada, y no es que hubiese dormido sobre sitios muy cómodos últimamente, por lo que no podía resistirse a esta propuesta. Seguidamente escuchó las palabras de la chica - Ah... así que también eres medio ángel... Muy agresiva para serlo... - murmuró mientras miraba a la chica- Tu jefe se enfadará si se entera que has matado a una serpiente gigante-  Bromeó mostrando una sonrisa.- ¿Y en qué modo sois deseadas? Quiero decir... a ver, no me mal interpretes... O sí... Si puedo preguntar claro, si no quieres responder no estas obligada. - Comentó mientras salía del bosque acompañado por la chica.

No se lo podía creer todavía, por fin había encontrado una civilización, y bueno, no la había encontrado, le habían llevado hasta ella, pero bueno. De una vez por todas podía descansar como es debido, y darse un atracón de comida. O al menos esa era la idea, pero luego salió un problema, el dinero... Sora no tenía dinero, y tampoco sabía si aquí, en este mundo, sea lo que sea, si se pagaba con la misma moneda, porque entonces todo sería un poco más fácil si eso. Pero no... no tenía dinero. Pero al escuchar las palabras de la chica se le iluminaron los ojos, a los dos de hecho.

-¿En-enserio? ¿Nos invitarías? - dijo alegremente Sora mientras miraba como Kuro se lanzaba a los brazos de la chica. "Ahora si te cae bien..." Kuro solo maulló durante un rato mientras daba vueltas en los brazos de la chica. - Algún día te lo devolveré lo prometo. Muchisimas gracias por esto. - dijo mientras sin poder controlarse le dío un leve abrazo a la chica, pero justo un instante después se separó de ella. - Lo siento... - murmuró mientras miraba a la chica algo avergonzado. - Te he manchado un poco - dijo mientras se daba cuenta de que la había abrazado con toda la ropa manchada, ya que no había podido cambiarse ni limpiarse obviamente.

Después la chica volvió a retomar las preguntas sobre Sora, cosa que no le incomodaba para nada, solo es que prefería reservarse más que otra cosa, su vida ha estado llena de desgracias solo por ser un semi-demonio, pero bueno. La chica tenía razón, tenía que contárselo, ella había sido sincera con él, o al menos eso era lo que él pensaba, podía haber mentido perfectamente. Pero Sora lo pensó dos veces antes de decirle nada, sabiendo que la chica era medio ángel medio hada, no se sentía muy cómodo al decirle que era semi-demonio, quizá la chica huía, o le pegaba, o incluso quería matarle.

-Si, tienes razón, te mereces que te cuente la verdad. - dijo mientras mostraba una leve sonrisa falsa en su rostro. - Pero...- susurró mientras agachaba la cabeza - S-soy... u-un... - empezó a tartamudear levemente sin apartar la vista de la chica - Soy un s-semi-demonio... mitad humano mitad demonio... - dijo mientras cerraba los ojos y giraba la cabeza por si la chica quería darle un guantazo o algo parecido. No es que se lo mereciera, pero nunca había estado con un ángel y no sabía como se iba a comportar con un demonio.
avatar
Sora J. Hahn
Hibridos
Hibridos

Mensajes : 11


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Antonette Westcliff el Miér Jun 18, 2014 11:46 am

Arqueó una ceja cuando escuchó que era muy agresiva, ya había entendido la joven que no era el ser más pasivo pero tampoco era tan violenta… ¿no? Además, ¿a qué se refería con jefe? No trabajaba matando… Esperen… ¿se refería a Ese Jefe? Soltó una risa alegre cuando lo escuchó, pero se cortó cuando escuchó la pregunta que le estaba haciendo.

No te preocupes, te lo diré: porque nuestro polvo de hadas puede invocar cosas que le pertenezcan al que las está echando, además de poder mover objetos y si eres bastante fuerte en concentración, hasta personas, aunque no mucho, nuestros polvos no hacen milagros ―dijo mientras le guiñaba un ojo―. Igual por nuestras propiedades curativas… Bueno, ese tipo de cosas que los humanos anhelan tener.

Cuando terminó de decir lo de que les iba a invitar pudo notar perfectamente cómo los ojos de Kuro y Sora se iluminaron, como dos pequeños faroles en medio de una oscuridad, una imagen bastante graciosa que le colocó una gran sonrisa en el rostro. Incluso el gatito se lanzó a sus brazos, y la joven pensaba que parecía estar reclamando cariño, así que le acarició su cabeza con suavidad para no lastimarlo.

No tienes que pagarme na… ―su palabra se cortó cuando Sora le dio un abrazo, no duró lo bastante pero sí lo suficiente para que se quedara quieta un momento, para después escuchar sus siguientes palabras―. A-ah… no te preocupes, yo traje más equipaje… ―dijo mientras desviaba la mirada.

No era muy común que le dieran cariño, bueno, sus fans sí, pero por admiración y cosas así, o por las felicitaciones de su equipo, pero un abrazo de gratitud no era muy común para ella. Le hizo sentir… como si realmente hubiera hecho algo bueno.

Escuchó la respuesta de Sora sobre que era un semi-demonio, cosa que le sorprendió bastante porque no le veía ni una sola pista sobre eso, vaya… qué sorpresa. Cuando la cabeza del joven se desvió de su mirada, se sintió realmente mal. Aunque él fuera lo que fuera, no dejaba de ser el chico que la intentó salvar de una serpiente, aunque ella fue la que lo mató, pero hubo la intención.

Oh… ―murmuró sin dejar de verlo―. Sora, no es nada malo lo que eres, yo no te juzgaré ―dijo mientras levantaba la barbilla del aludido con su mano, hasta que logró ver su cara de nuevo―. Sé que no eres alguien malo, ¿sí? Eres muy, pero muy buena persona como para que me sienta amenazada de lo que eres ―le sonrió con ternura.

Con la mano libre que tenía, pues con la otra estaba cargando a Kuro, le tomó la mano a su nuevo amigo, para llevarle directo al pueblo donde comerían y después se irían a descansar. Además de que debía tomar una ducha, mucho tiempo afuera y con ese calor que había no era la mejor combinación. Finalmente llegaron al pueblo, donde Antonette les llevó hasta la posada donde se había quedado para poder cambiarse de ropa antes de la cena.

Mira, tomemos una ducha y después cenamos, ¿vale? ―dijo entregándole a Kuro y después subía los escalones―. Pídele una habitación a la casera y si quieres puedes pedirle ropa para caballero, avísale que todo lo cargue a la cuenta de la chica del cabello rosa. Estaré en mi habitación si me necesitas.

Le sonrió una última vez para después subir hasta su habitación y cuando estuvo dentro de ella soltó un suspiro. Al fin podía ducharse, cambiarse y después cenar algo delicioso, hasta había terminado siendo un buen día, Sora era un chico bastante amigable y Kuro… Kuro era una ternura andante.
avatar
Antonette Westcliff
Hibridos
Hibridos

Empleo : Cantante Profesional

Mensajes : 12


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Sora J. Hahn el Miér Jun 18, 2014 12:32 pm

Sora se quedó escuchando atentamente las palabras de la chica, y para él, aquellos polvos no parecían para tanto, pero aún así, se encontraba en otro mundo completamente diferente al suyo, quizá aquí estas cosas tengan más valor, lo suficiente como para acosar a las hadas para que te den su polvo tan preciado. Aunque bueno, a lo mejor por lo de "propiedades curativas" ¿Pero sería capaz de curar enfermedades de todo tipo? Porque si era así si que merecía la pena.

El chico notó como la chica movía su cabeza y fue entonces cuando abrió los ojos para mirarla. Cuando escuchó lo que la chica pensaba sobre él, que era una buena persona a pesar de ser un demonio, suspiro levemente algo tranquilizado, mientras pensaba en que en realidad él sabía que no era malo, o al menos eso pensaba, pero siempre todas las personas que han estado a su al rededor han muerto. No han sido muchas, pero es como si estuviera gafe, y todo esto se debe a que él era un demonio. Agitó la cabeza cuando la chica terminó de hablar y le correspondió a la sonrisa.

El joven se dejo llevar ciegamente por la chica, notando el contacto de mano a mano. Sora no podía dejar de observar toda el pueblo, todas las calles por las que pasaban y todas las casas y estructuras que había por donde pasaban. El final de su trayecto fue en una posada del pueblo, Sora cogió a Kuro y se fue a recepción después de que la chica terminara sus palabras y se fuera por las escaleras. Esperó en recepción hasta que llego la casera.

-Buenas, disculpe, querría una habitación para una sola persona, si puede ser. - dijo formalmente mientras miraba a la recepcionista, aunque se fijo más en la cara de asco que esta puso al verle. - ¿Pero puedes pagarlo? - preguntó aquella mujer - Si.. .digo, no. Pero paga la chica del cabello rosa. - dijo el chico sin quitarle la vista a aquella mujer - Ya claro... Lo siento mucho, pero aquí se paga por adelantado, no nos podemos arriesgar, sigue siendo un negocio, hay que ganar dinero... Lo siento. - la mujer se fue de nuevo por una puerta que tenía justo detrás y no le dio tiempo a que Sora dijera nada.

¿Le acababan de echar con el argumento de "se paga por adelantado"? Podría haberlo dicho claro, no confiaba en que Sora pudiera pagar por las pintas que llevaba. "Que difícil me lo ponen todo" Murmuró Sora mientras negaba con la cabeza y seguidamente saltaba por encima del mostrador.

-No me des una habitación tranquila... ya me arreglo yo solo. - susurró el chico mientras se buscaba el cajón de las llaves. Cogió una llave al azar, le daba igual, y fue hacía esa habitación rápidamente para que nadie le viera. Abrió la puerta rápidamente, y entró en la habitación igual de rápido cerrando tras él. No se fijo en nada en la habitación, y se había olvidado por completo, Sora fue directo a la cama, se lanzó sobre esta y cerró los ojos.

-Ah~ es bastante cómoda... mejor que dormir en el suelo, eso si... - murmuró entre un suspiro. A los pocos segundos se dio cuenta de que se escuchaba agua, como si estuviera lloviendo o algo parecido en su baño. Y obviamente no podía estar lloviendo en su baño, por lo que Sora se levantó rápidamente y se acercó sin hacer ruido a la puerta. La abrió lentamente y sin hacer ruido, y si, sus temores eran ciertos, esta habitación ya estaba ocupada, las llaves que cogió eran las de repuesto, siempre hay en los hoteles por si las que se le dan al alquilado se les pierde o algo parecido. No vio quien era, solo se dio cuenta de que alguien se estaba duchando. Cerró la puerta lentamente y sin hacer ruido para que no se enterara, aunque con el ruido del agua no se daría cuenta. Raudo y veloz el chico dio media vuelta mirando hacía la puerta de la habitación, dio unos cuatro pasos y sin querer se tropezó con una mesilla de la habitación.

- Que torpe... - susurró mientras miraba la mesa, sobre la que había un bolso. Un bolso que le era familiar. - No puede ser... - dijo mientras observaba fijamente el bolso. - Es la habitación de Antonette... - murmuró mientras escuchaba como el grifo del agua se cerraba. "¡Que sale!" Pensó rápidamente y fue directo hacia la puerta, pero quizá fue una mezcla entre los nervios de ser pillado y la rapidez, que no logró abrir la puerta. Entonces pensó rápido y se metió en el armario. "Uff... esto a estado cerca.. un.. un momento..." Pensó mientras se tocaba la cabeza y miraba por todos lados "¿¡Kuro!?" Se asomó por la puerta del armario para ver que la chica todavía no había salido del baño, por lo que fue rápidamente a la cama, agarró las dos colas del gato y se volvió a meter rápido en el armario. "¿Qué haces...? Estaba dormido..." Dijo el gato mientras se desperezaba sobre la cabeza de Sora "Es una historia graciosa, luego te lo cuento... si no te enteras ahora..."
avatar
Sora J. Hahn
Hibridos
Hibridos

Mensajes : 11


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Antonette Westcliff el Miér Jun 18, 2014 3:05 pm

Sabiendo que finalmente estaba sola, decidió meterse a la ducha, abriendo el grifo para que cayera el agua y la relajara, despejando su mente de todo lo ocurrido del día, centrándose sólo en lo que quería recordar. En una semana tenía un concierto, debía abastecerse de dulces, ir a dar firma de autógrafos en la ciudad, además tenía que buscar a su amiga de la otra vez, y ahora tenía que agregar a la lista el ayudar a Sora a instalarse bien en Ryomen Mira.

¿Cómo estaría Sora? ¿Ya le habrían dado una habitación? ¿Kuro estaría cómodo? Quizá debió haberse quedado con ellos, para asegurarse que les dieran una buena habitación… Bueno, ya los vería después. Por un pequeño momento escuchó algo extraño, pero decidió ignorarlo, hasta que otro ruido le llegó, ¿sería su imaginación?

De todos modos ya había terminado de ducharse, por lo que cerró el grifo, y envolviéndose en su toalla, salió del cuarto de baño.

Si hay alguien en mi habitación, juro que está muerto ―murmuró mientras veía su habitación, pero no notó nada raro―… Quizá fue mi imaginación…

Soltó un suspiro mientras iba al armario, para poder recoger su ropa, pero cuando tocó el mueble, recordó que ni había puesto algo allí. Por lo que se volteó y fue por su maleta.

Ugh, no, tan casual… aunque no es como si fuera formal…  ―dijo hablando con ella misma, intentando decidirse en qué ropa usar―. ¿Para qué estoy rompiendo tanto la cabeza? No es como si fuera a cenar con alguien importante, maldición.

Pero no quería verse mal ante su acompañante o ante nadie, sus mejillas se sonrojaron un poco al pensar que era el primer chico con quien cenaría a solas en toda su vida, bueno, también con Kuro, pero el gatito no hablaba o eso creía.

Tomando un pequeño vestido que encontró, se empezó a arreglar, vaya, estaba poniéndose nerviosa, podía sentirlo. Cuando terminó, fue hacia el espejo para poder checarse bien, y cuando estuvo lista, decidió guardar su maleta en el armario. Dando unos pasos llegó hasta él, y decidió abrir la puerta, estirando la maleta hasta que vio lo que estaba dentro.

¿S-Sora? ―preguntó mientras lo veía, junto con Kuro―… ¿Qué haces…? ¿Qué…?

Sus mejillas se tornaron completamente rosas al saber que ellos estuvieron ahí todo el tiempo, tratando de encontrar razones para eso, pero simplemente no encontraba ninguna. A menos que él… No, no, tenía que respirar, tenía que intentar hablar con él… tenía…

Sora, tienes 10 segundos para explicarte o juro que sabrás lo que sintió aquella serpiente  ―declaró mientras sentía su corazón en la garganta y sus mejillas hirviendo―. Y. No. Estoy. Jugando.

Dios. Lo iba a matar si no le explicaba. Lo iba a matar en serio, iba a destruirlo y arrepentirse de todo si no tenía una muuuuuy buena razón para estar allí.
avatar
Antonette Westcliff
Hibridos
Hibridos

Empleo : Cantante Profesional

Mensajes : 12


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Sora J. Hahn el Miér Jun 18, 2014 3:57 pm

Los nervios iban a poder con Sora. Cada segundo que pasaba se imaginaba a la chica abriendo el armario y una reacción no muy amigable, pero vaya, como la de cualquiera que se encuentra a alguien en su armario sin ser esperado claro. Al escuchar las palabras de la chica, fue cuando Sora tragó saliva bruscamente, un tanto asustado quizá, él tenía razón, era un hada-ángel muy agresivo. Unos pasos se acercaron al armario, y durante esos instantes Sora notó como si su corazón se encogiese, pero fue una falsa alarma, pues la chica no llegó ha abrir el armario, y al parecer dio media vuelta y volvió. "Eso estuvo cerca..."

"Acaba de decir que no soy importante...¿Cómo he de sentirme ante esto? Bueno da igual, si salgo vivo de esta ya me ofenderé luego" Pensó Sora mientras se apoyaba contra el armario y notaba como sus pulsaciones y respiración se aceleraba, pero intentaba hacer el menor ruido posible al respirar, aunque ya sería mala suerte que la chica la escuchase al otro lado respirando. De nuevo, esos pasos que se acercaban lentamente hacía el armario. Pero, no era posible que la chica fuese ha abrirlo, ¿para qué? No tenía nada dentro. Pero sí, si que lo abrió. Sora se quedó petrificado esperando una respuesta por parte de la chica, que al parecer se quedó también un tanto petrificada. ]"Estas muerto..."

De pronto las mejillas de la chica se tornaron en un tono rosado, y no voy a mentir, estaba un tanto mona. Al escuchar las palabras de la chica volvió a tragar saliva de aquella forma tan brusca sin poder dejar de mirarla a los ojos, aunque la mirada asesina que le estaba echando daba un poco de miedo.

-Te juro que esto no es lo que parece... - dijo mirando a la chica un tanto asustado. - Es una historia un tanto larga. Te lo resumo: No me quisieron dar una habitación, quizás por mis pintas, se pensaría que no podría pagarlo, me colé, cogí una llave y al venir a la habitación al parecer era la tuya... - dijo convencido sin dejar de mirar a la chica . - Es la verdad, lo juro. Y... tranquila, no he visto nada de nada...- suspiró levemente - Ahora... ¿vas a matarme?

Espero ansiadamente la respuesta de la chica, y sobretodo que esta no fuese "Si". Más que nada porque Sora no se iba a dejar matar obviamente, ni aunque su adversario fuera una chica. Aunque  lo que si intentaría sería no matarla.

-De todas formas no culpo a la recepcionista... yo tampoco me daría a mi mismo una habitación, si voy así vestido, y además si no lo puedo pagar al momento... - comentó para intentar relajar un poco el ambiente y que ella, a ser posible, que se relajase. - No la culpo en cierto modo... y tampoco te creas que quería entrar en tu habitación para hacer algo... porque no sabía ni en que habitación estabas - intentó convencerla para que la chica se creyese su historia, pues era completamente real.
avatar
Sora J. Hahn
Hibridos
Hibridos

Mensajes : 11


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Antonette Westcliff el Jue Jun 19, 2014 12:44 pm

Pudo notar cómo Sora parecía estar totalmente fuera de su elemento mientras trataba de darse a explicar, al parecer no le habían querido dar una habitación, esa casera ya la iba a escuchar, pero el joven había decidido tomar una llave para él sin permiso, debía decirle que eso estaba mal, aunque estaba algo aliviada de que él no había querido espiarla o algo parecido.

No, no voy a matarte ―respondió mientras su acompañante no deseado seguía parloteando.

¿Se hubiera atrevido a hacerle algo si no hubiera tenido explicación? No lo sabía, y lo mejor era que no había tenido que averiguar la respuesta a ello. Y ahora que lo pensaba, Sora sí que se veía como alguien pobre, y tenía razón con que no sabía cuál era su habitación.

Bueno, te creo, demasiadas pruebas a tu favor, Sora. Pero salté de mi armario ―le dijo y cuando le hizo caso metió su maleta en el lugar.

Bien, ahora debía ir a hablar con la casera para que le diera otra habitación, pero ya estaba empezando a hacerse tarde y si no se apuraban  no llegarían a cenar nada.

Puedes bañarte aquí, iré a hablar con la casera, te conseguiré una habitación y algo de ropa limpia, ¿vale? ―preguntó tomando las llaves de su habitación y se dirigía afuera―. Tómate tu tiempo… pero tampoco exageres, ¿eh? Que tengo hambre y puedo apostar que tú también ―sonriendo le guiñó un ojo en son de broma, para después salir de la habitación y bajar las escaleras.

La casera se veía en su puesto, y cuando la volteó a ver le regaló una sonrisa, cosa que hizo que el ceño de Antonette se frunciera, no quería la sonrisa de la señora, quería hacerle ver su equivocada decisión.

Señora casera, ¿por qué no le dio habitación a mi amigo? ―preguntó y la aludida pareció palidecer un poco.

¿E-Era su amigo, señorita Westcliff?

Yep, y creo que me debe varias explicaciones sobre su comportamiento con mi amigo y su gato.

Después de un rato, ya tenía una llave extra y prendas de caballero para Sora, seguramente le tendría que comprar una maleta para poder transportarlas, qué bueno que tenía bastante para gastar.

Soooooraaaaa ―dijo mientras entraba a la habitación extendiendo las vocales del nombre de su amigo―. Ya tengo una habitación y ropas, te las dejo en la cama, te veo en el restaurante de la posada.

Cuando terminó de informarle, volvió a verse en el espejo, arreglando un poco su cabello para no verse tan desaliñada. Hasta que se dio cuenta de lo que hacía y se volvió a sonrojar.

Ah, maldita sea, sólo es Sora, no necesito arreglarme tanto ―dijo mientras tomaba su bolso y salía del cuarto hasta el lugar que se supone que iban a encontrarse.[/color]
avatar
Antonette Westcliff
Hibridos
Hibridos

Empleo : Cantante Profesional

Mensajes : 12


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Sora J. Hahn el Jue Jun 19, 2014 7:13 pm

Cuando la chica afirmó que no iba a matar a Sora se quedó bastante más tranquilo y suspiro levemente de alivio. Hizo caso a las palabras de la chica y salió del armario lentamente sin dejar de mirarla y sin hacer movimientos muy bruscos, como si la chica se tratase de algún animal salvaje. Por momentos Sora dejaba de estar "en guardia" con la chica, al parecer poco a poco le estaba cayendo bien de verdad y empezaba a confiar en ella, por lo que se sentía bien a su lado.

-Gracias, Antonette. - dijo alegremente mientras se acercaba al baño justo cuando la chica se iba por la puerta de la habitación. - Vamos Kuro, tu también lo necesitas - murmuro mientras entraban los dos al baño a la vez.

Sora encendió la ducha mientras se quitaba la ropa para que al agua le diese tiempo a calentarse y no estuviese fría a la hora de ducharse. Entró lentamente en la ducha mientras notaba como el agua empezaba a caer sobre su cabeza y sus hombros, el agua tenía una temperatura perfecta. Sora aprovechó completamente esta ducha, pues podría ser la última durante mucho tiempo, el futuro era incierto, no sabía que le iba a pasar a la mañana siguiente, o incluso esta misma noche, en la cena.

Terminó de ducharse al rato, quizás tardó más de lo necesario, pero tenía que aprovechar el momento, aparte, se estaba muy a gusto notando el agua sobre su cuerpo. Salió de la ducha y le pasó la toalla por encima a Kuro para secarle, y luego empezó a secarse él. Justo en ese momento entró su compañera. Justo antes de salir a pedirle la ropa volvió a escuchar esas palabras de la chica. "Una vez vale... pero dos quizás es pasarse bonita..." pensó mientras se colocaba al rededor de la cintura una toalla y salía del baño. Su pelo no estaba completamente seco, por lo que goteaba lentamente. Vio a la chica marcharse y se acercó a la cama a por la ropa.

Se puso lo primero que vio, tampoco iba a pararse a ponerse en conjunto, cuando al parecer él era una simple persona normal o incluso algo menor que no necesitaba que se arreglasen para él. Impresionantemente la ropa no le venía mal, aunque la camisa blanca que llevaba quizá le apretaba un poco, pero muy leve. Se acercó al espejo y se revolvió el pelo como le gustaba hacer siempre y después salió de la habitación con Kuro en la cabeza. Al pasar por recepción vio a la mujer de antes, y esta le dijo; "Que guapo va, seguro que esta noche cae" Sora solamente pasó un poco de su comentario, ya que ahora lo único que intentaba hacer la mujer era hacerle la pelota para que la perdonase o algo parecido.

Llegó prácticamente rápido al punto de encuentro de los dos chicos. - Ya estoy . - dijo mostrando una leve sonrisa en su rostro como era normal en él mientras miraba a la chica. - ¿A dónde vamos? - dijo un tanto curioso, pues la verdad, nunca había comido en ningún restaurante.
avatar
Sora J. Hahn
Hibridos
Hibridos

Mensajes : 11


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Antonette Westcliff el Sáb Jun 21, 2014 1:01 pm

Mientras esperaba a Sora en la recepción, se puso a pensar en que quizá estaba siendo demasiado confianzuda, pagándole todo a alguien que aunque juraba que no sabía dónde estaba, no estaba confirmado o algo parecido. Como cuando ella llegó a Ryomen Mira y nadie conocía su nombre hasta que se dio una audición que la hizo famosa y finalmente la reconocieron.

Soltó un suspiro mientras recordaba aquellos tiempos difíciles donde no tenía nada de Miras para pagar, lo bueno fue que vio una disquera que estaban dando trabajo a aquellos que tuvieran el talento, sino quién sabe qué hubiera sido de ella.

Escuchando unos leves murmullos alrededor, volteó a ver hacia las escaleras, de donde estaba saliendo un muchacho bastante atractivo. Antonette lo miró unos segundos antes de volver a ver el suelo, con sus mejillas sonrojadas, y notó que varias chicas a lo lejos hacían lo mismo.

Hasta que una voz le llegó a los oídos, una bastante conocida… o algo parecido. El chico que llamaba bastante la atención se encontraba frente a ella, preguntándole a dónde irían. ¿Le estaba coqueteando? No, señor. Ella estaba ocupada.

Ah… lo siento, pero estoy esperando a… ―su voz murió cuando visualizó a un Kuro mucho más limpio con él―. ¿S-Sora? ―preguntó observándole detenidamente mientras aún no creía lo que veía.

Todo apuntaba a que era él, y la sonrisa que le dirigía hizo que sus mejillas se colorearan un poco más, pero… no podía ser Sora,  no debía ser Sora, jugó un poco con los extremos inferiores de su vestido, no podía creer que aquel sujeto fuera el mismo que conoció en el bosque y que una casera no le quiso dar habitación.

Vaya, te ves mucho mejor ―dijo correspondiendo la sonrisa que le daba―. No iremos a un lugar tan formal como para que te arreglaras tanto, pero está bien, vamos.

Le tomó del brazo para llevarlo a un pequeño restaurante dentro de la posada, dirigiéndose a cualquier mesa para después tomar asiento.

Puedes pedir lo que quieras, Sora, no te contengas, ¿vale? ―le informó mientras observaba la carta―. Y Kuro también.

Sonriéndole le dejó para que se decidiera, mientras ella misma lo hacía, no es que el restaurante tuviera tanta variedad, sólo tenía lo común, ¿a dónde lo llevaría la próxima…? ¿Eh? No. No. No. No habría próxima vez, ¿o sí? Notó cómo los colores subían rápidamente a su rostro, y para evitar que la vieran, usó la carta para esconderse de una forma algo no tan sutil.

¿Ya decidiste? Espero que sí, ¿mesera? ―llamó la joven con algo de nervios―. Quisiera pedir… una limonada y…

¡Antonette! ―escuchó  que le llamaban, una voz conocida que realmente no esperaba ni quería oír―. Tus vacaciones no debían tomar tanto tiempo, qué bueno que te encontré.

M-Manager… ¿cómo supo dónde estaba?

La joven que había aparecido en la posada era aquella que se encargaba de las conexiones, para que Antonette tuviera trabajo. Se le veía bastante molesta y más cuando logró observar al sujeto que la acompañaba.

¿Quién es este joven? Y debemos volver lo antes posible, ya estamos retrasados un día por tus ganas de salir a pasear ―soltó un suspiro―. En serio, debes tomar tus responsabilidades con más seriedad, Antonette.

No quería que le dieran una regañina enfrente de Sora, no quería irse de la posada, tenía hambre y quería descansar, ¡maldita sea! ¿No la podían dejar en paz? Antonette miró con tristeza a Sora mientras debatía lo que tenía que hacer.

No quiero irme, Manager ―declaró mientras cruzaba sus brazos molesta―. Quiero quedarme con Sora a cenar, y si no te gusta hay una puerta, puedes cerrarla cuando salgas.

Muchacho ―se dirigió la agente a Sora―. Antonette tiene mucho trabajo por hacer, ¿querrías decirle que por favor viniera conmigo?

No, no lo dirás, ¿verdad, Sora? ―dijo mientras veía a Sora con decisión.

¿Qué respondería el joven?, se preguntó Antonette, más le valía complacerla a ella o lo pagaría muy caro, aunque eso mismo pensó la manager.
avatar
Antonette Westcliff
Hibridos
Hibridos

Empleo : Cantante Profesional

Mensajes : 12


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Sora J. Hahn el Dom Jun 22, 2014 3:15 pm

Sora se percató en que algunas cuantas mujeres, y, entre otras, también su amiga Antonette, se fijaban en él de un modo del que antes no. Sora sabía perfectamente a que se debía, pero aún así prefirió hacerse medianamente el loco y pasar un poco del tema pues no quería que se le subiera el ego a la cabeza, él no era así y hoy tampoco iba a serlo.

Sora se fijó en que a la chica le había costado reconocerle al principio, pero después se fijó en que sus mejillas se tornaron a un tono un poco más rosado, lo que le provocó una sonrisa en el rostro. Sora no dijo nada de nada y se dejó llevar por la chica. Al escuchar las palabras de la chica al llegar al restaurante Sora pensó " No sabes lo que estas haciendo " Sora solía comer mucho, bastante, y más ahora que llevaba mucho tiempo sin comer comida de verdad, por lo que a lo mejor la proposición le salía cara a la chica, pero supongo que si le ha invitado a una habitación y todo... podría pagarlo.

Fue entonces cuando la chica llamó a la camarera y empezó a pedir primero, pero fue interrumpida por otra chica que al parecer la conocía, Sora no presto mucha atención a la conversación porque podría ser privada y no quiso entrometerse, por lo que se dirigió a la camarera y empezó a pedir. Miró la carta y esbozó una pequeña sonrisa, lo primero que hizo fue pedir todos los platos de carne que había, que eran seis. También pidió unas cuantas bebidas para no quedarse con sed y después de eso empezó a pedirle a Kuro, para el fue más o menos lo mismo, solo que le pidió todo el pescado que había en la carta, y un gran cuenco de agua. Pero antes de que pudiese terminar de pedir, la conocida de Antonette se dirigió a él y este la miró con desgana. Escuchó sus palabras y después miró a Antonette.

-¿Por qué debería yo de elegir por el futuro de la chica? Ella parece mayorcita como para saber lo que quiere y por qué lo quiere.- dijo mientras miraba a la desconocida que tenía enfrente .- Obviamente no voy a decir que se vaya contigo, seas quien seas. Prefiero que se quede conmigo y que disfrutemos ambos de esta velada. - dijo mientras al rato se daba cuenta de lo que había dicho y se quedaba un poco paralizado durante unos segundos. - Así que si no se quiere ir... no voy a dejar que se vaya. - murmuró mientras le mostraba una sonrisa un poco macabra a la desconocida que pretendía llevarse a Antonette.- Así que si ahora puedes hacer el favor de marcharte, a no ser que Antonette quiera que te quedes a cenar con nosotros. - dijo mientras después se dirigía de nuevo a la camarera para terminar por completo su pedido.

Fue entonces cuando Sora se levantó por un momento de su asiento, y se acercó a por una silla de estas que se usan para los críos pequeños, las que son más grande de lo normal, y la puso a su lado para que ahí se sentase Kuro. Seguidamente el chico se quedó esperando a que la chica terminase su pedido.
avatar
Sora J. Hahn
Hibridos
Hibridos

Mensajes : 11


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Antonette Westcliff el Mar Jul 01, 2014 12:20 pm

Al parecer, en la discusión con su manager, Sora se había encargado de pedir su orden y sólo faltaba ella, pero la molesta de su agente no parecía querer irse sin importar lo que dijera. Y, escuchando a Sora, una gran sonrisa adornó su rostro, asintiendo cuando dijo que ella era mayor para decidir por ella misma. Todos pensaban que era una niña malcriada, pero ella podía ser madura cuando quería… creo.

Sus siguientes palabras hicieron que se sonrojara un poco, a decir verdad, disfrutaba mucho de la compañía de Sora, además de no querer irse por mera rebeldía, no podía negar que quería estar más tiempo con él.

No, no quiero que se quede, así que mañana nos vemos, manager ―canturreó mientras Sora traía la silla para Kuro.

Antonette… ―murmuró la aludida―. Mañana a primera hora te quiero lista, ¿entendido? Nada de tus cosas, tienes cosas que hacer.

Suspirando, la chica se fue a otro lugar, dejando a los jóvenes con el gato en paz. Antonette, contenta por el hecho, decidió pedir dos emparedados porque si comía pesado no podría dormir después, junto con una bebida. Cuando la mesera se fue, la joven cantante dirigió su mirada a Sora, sonriéndole con ternura.

Muchas gracias… Ella es mi agente, me busca trabajo y eso, aunque no es que necesitase ayuda ―le guiñó un ojo bromeando―. Vaya, no te he dicho de que trabajo… Soy una cantante profesional, normalmente es raro encontrar personas que no me conozcan, a veces es bastante exhausto, ¿sabes? Por eso esa tipa casi le salen canas cuando no estoy cerca.

Soltó una risa mientras procedía a contarle un poco sobre su empleo, que la gente siempre quería contratarla y casi no tenía tiempo libre, por eso siempre se escapaba como estaba haciendo en ese momento. Sinceramente, a veces quería salir corriendo y huir de todo. Era cansado no poder estar en la ciudad sin tener que esconderse en ropa porque si no ya no podías hacer nada; su trabajo le encantaba y todo, no se imaginaba haciendo otra cosa pero realmente había veces en que necesitaba un buen descanso.

Por cierto… Igual quiero quedarme contigo ―le sonrió con un sonrojo en sus mejillas―. Y con Kuro, por supuesto. Bueno, creo que he hablado mucho de mí, que vergüenza ―dijo soltando otra risa nerviosa―. Cuéntame un poco de ti, Sora ―pidió mientras veía arribar a la mesera… con otros meseros, que traían platos y platos y más platos… ¡seguro tenían mucha comida que entregar! Aunque no veía tanta gente ahí…

Sin embargo, el espanto se dibujó en su rostro cuando vio que les colocaban otra mesa a lado para poder poner toda la comida pedida. ¡ELLA NO PIDIÓ TODO ESO! Sólo era ella y… Sora y Kuro.

Ay, Dios. ¿Desde hace cuánto no comían? ¿Era posible ingerir tanto alimento?

¿E-Es todo lo que pediste?

Podía pagarlo, claro, pero… seguro le daría un buen bajón a todo el dinero que trajo, vaya que tenían apetito, incluso se sintió mal al sólo haber pedido un par de emparedados y su pobre vaso enfrente de toda la comida arribada para ellos.
avatar
Antonette Westcliff
Hibridos
Hibridos

Empleo : Cantante Profesional

Mensajes : 12


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una sorpresa con cuernos [Privado: Sora]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.