Fast Rules
•Con tu ficha aceptada puedes abrir un tema. ¡Queremos leerte!
•Sin color no puedes rolear en post ni en chatbox.
•Respeta para que te respeten.

Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliaciones
HERMANOS
Instituto Takemori
One More
Afiliación Hermana
Afiliación Hermana
Afiliación Hermana
ELITE
DGM: Fallen AngelsPsycho-Pass RPGINNOCENT MALICECrear foroCrear foro
DIRECTORIOS

Últimos Temas
Últimos temas
» [Normal] Shibarame Highschool; the prison
Miér Ago 26, 2015 5:57 pm por Invitado

» Welcome to the night ― Cry out || Afiliación normal
Mar Abr 07, 2015 7:22 pm por Invitado

» Afiliación élite Heaven's Door
Vie Abr 03, 2015 8:09 am por Invitado

» Alisyum - Afiliación élite (cambio de botón)
Miér Abr 01, 2015 12:24 am por Invitado

» Euphir Virietum | YAOI+18 «NORMAL»
Lun Mar 16, 2015 11:50 pm por Invitado

» Sunflower [Afiliación ELITE]
Lun Mar 16, 2015 8:44 pm por Invitado

» Había una vez un Pez~ (priv.)
Jue Mar 05, 2015 5:21 pm por Khan O'Brien

» Cambio de botón-Elite-La Pluma y la Ficción
Lun Mar 02, 2015 8:52 pm por Invitado

» Spirit Soul - Confirmación élite
Dom Feb 22, 2015 12:29 am por Celica Mykhalé Alaska

Staff
Celica Mykhalé Alaska
WEBMASTER
Mp - Perfil

"Somos lo que somos al final, cada quien escogió su madera"
Alanriace Blutkreislauf
ADMINISTRADOR
Mp - Perfil

"Del deseo más profundo, viene el odio más letal"
Yamato Akiyama
MODERADOR
Mp - Perfil

"La oscuridad envuelve mi alma como negras cadenas, pero jamás atrapará mi corazón"

Temas Importantes

Estación
Comienza en Febrero y dura hasta finales de Mayo, esta es la estación más parecida al verano terrestre. Abundancia de frutas y verduras, los animales cuidan a sus crías recién nacidas, el sol y las temperaturas agradables reinan y, probablemente lo mejor de todo, el Festival de Media Libra tiene lugar.


Había una vez un Pez~ (priv.)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Khan O'Brien el Mar Ene 13, 2015 1:49 pm


Había una vez un Pez~


De pie frente a él, mostrador de por medio, un ser gelatinoso de forma humanoide pide un par de hogazas de pan. Khan lo despacha sin inmutarse, ya está acostumbrado a encontrarse con criaturas fantásticas e incatalogables., ya no se preocupa por distinguir realidad de ficción, no busca detalles que delaten un disfraz, truco o trampa, ni siquiera se ocupa de admirar las entrañas que, gracias a la carne acuosa, son completamente visibles. Tres días pasaron y estas criaturas causan el mismo desinterés que cualquier persona en “el mundo real”.

La panadería es un sitio pequeño, humilde. Contando al dueño, solo hay cinco empleados y no entraran más de cinco clientes a la vez, cincuenta al día si hay suerte. Se está tranquilo, y cierra a la hora del almuerzo por lo que, cuando el reloj marca la una de la tarde, toca bajar las persianas y buscar con que llenarse el buche.

Ya es rutina, Khan atiende al último cliente de la mañana, una señora con pico de ave y caparazón de tortuga, la acompaña hasta la salida y, una vez allí, cierra las puertas y baja las persianas. Después marcha a la parte de atrás, pasa frente al horno, toma un par de panecillos rellenos (o cinco), los echa en una bolsa, saluda al viejo a cargo y continúa hasta la bodega, el rincón que es su “habitación”, el catre sobre el cual guarda sus poquísimas posesiones. Se quita el delantal enharinado, sacude los pantalones y se calza la sudadera roja con que llegó a este mundo. Antes de salir por la puerta trasera, recibe varias advertencias sobre el clima, las desestima todas, saluda nuevamente y sigue su camino.

Extraña el sol. Aunque lleva varios días sin dormir y no siente la necesidad de hacerlo, comienza a odiar con ganas esta aparente noche perpetua, la oscuridad le llena de pereza y un desgano monumental, tanto o más que estar encerrado en la panadería, por eso busca un sitio bien iluminado donde aposentarse. No hay mucho de donde elegir. Si se aleja demasiado, no podrá regresar a tiempo y está la enorme posibilidad de perderse. Así, cruzando la calle, se acuclilla bajo una farola, recargándose en el mástil de la misma, abre su bolsa del almuerzo y, por tercer día consecutivo, come pan.

Toma un bollo y lo muerde como si de una manzana se tratara, saluda con una sonrisa a la señora que barre la acera, la misma que nuuuuunca corresponde el saludo, voltea la mirada paseándola por el lugar y se encuentra con un joven caminando, le saluda levantando un poco la mano, este es un sitio tranquilo, ni siquiera pasan autos, Khan solo escucha el sonido de sus propias fauces machacando el alimento y, de cuando en cuando, los gritos desesperados de alguna clase de animal a la distancia, algo a lo que, definitivamente, no puede acostumbrarse.

Se le eriza la piel y se tensa, con la guardia en alto, aunque esta sea la quinta vez que pasa en el día. Se endereza y lleva a mirada hacia el horizonte, siguiendo la callecita hacia el sur como si esperara ver aparecer una estampida de bestias agonizantes huyendo de una criatura aun peor. Refunfuña en voz baja sin terminar de relajarse pues, esta vez, los chillidos son insistentes.

– Estúpidas pesadillas –masculla notablemente nervioso– A ratos dan ganas de despertar.
avatar
Khan O'Brien
Infernales
Infernales

Mensajes : 17


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Alan Blutkreislauf el Mar Ene 13, 2015 2:20 pm


Durante esta estación la academia suspende las clases y sólo quedan algunos puestos cubiertos entre sus paredes, los más necesarios como la conserjería, administración, dirección y, por supuesto, los profesores. Uno de ellos acaba de finalizar sus labores más temprano de lo habitual, dejó hace un buen rato la institución y se dirige de regreso a casa, mientras piensa en qué ocupará todo el tiempo libre con que ahora cuenta.

Demasiado tiempo inútil para su gusto, demasiadas oportunidades para pensar, demasiado espacio para que la ansiedad tome lugar, demasiadas preocupaciones desde ya para una mente que no sabe cómo quedarse callada, y, finalmente, demasiado peso para la mochila que carga en el hombro derecho. Cae, con su contenido cargado de libros, echando una suave nube de polvo al aire, antes de recogerla enfunda dentro de la chaqueta y con la zurda, cuidadosamente, el brazo que se ha vuelto tenso e insensible, y sólo cuando lo tiene a buen recaudo se inclina para tomar nuevamente la carga que, esta vez, se echa sobre el hombro izquierdo.
Camina con la prisa que le es costumbre, pasa por la acera donde una señora barre sin molestarse en abrir paso al incubo, por ello se detiene y con este sólo acto llama su atención, clava la mirada en ella, sonríe encantador por simple dote racial, y la mujer, sonrojada, retrocede y le permite el paso con toda amabilidad. Reanuda los pasos tras librarse de ella, pero no del polvo que molesta más que una nube de mosquitos, y tosiendo varias veces no nota hasta llegar a su destino, frente a la panadería, que está cerrada.

Cierra los ojos mirando la muralla de persiana, respira profundo y exhala con fuerza, tose un par de veces más y gruñe, en tono muy bajo, la frustración que se le acumula con tanta facilidad. Es la hora de almorzar y todos están, obviamente, almorzando, menos el incubo que, por salir más temprano de lo habitual, no lo hizo en el comedor de la academia. Vaya torpeza aquella.

Desvía la mirada cuando suena la alarma de estampida, esa que se ubica aún lo suficientemente lejos como para representar una amenaza en estas áreas, maldice mirando al piso mientras contiene la inquietud que causan los chillidos lejanos, mirando al piso y ocultando así el tic que amenaza con cerrarle el ojo derecho. Camina sin rumbo fijo y por mero impulso iansioso, termina por tirar la mochila al piso en cualquier sitio y, para esperar que la calma regrese, se sienta en la acera. Entonces nota que no está solo, hay alguien a su lado que parece estar tan nervioso como él mismo. Procura sonar tan calmado como siempre cuando le habla.

- ¿Eres nuevo por aquí? - fija la mirada en los ojos del que parece un simple humano, pero no confía en ello, aquí cualquiera intenta camuflarse, incluso él mismo.




Cazado:

avatar
Alan Blutkreislauf
Infernales
Infernales

Empleo : Asesino.

Mensajes : 29


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Khan O'Brien el Miér Ene 14, 2015 2:13 pm


Su atención se reparte aquí y allá cuando el aquí, gracias a la curiosa cercanía de un aún más curioso joven pelirrojo, gana más relevancia, pero el allá continúa siendo un misterio y motivo de alarma aun cuando los gemidos parecen haber terminado. Al final, es la voz del extraño lo que supera y resta importancia a lo demás y, con un suspiro de resignación ante sus propios nervios, Khan voltea y se vuelve a acuclillar para, al parecer, platicar un poco.

Tiene un bollo nuevo en la mano y, hambriento como está, no duda en morderlo. Acaba con un tercio del pan de una sola vez, y solo después de tragar entre sonrisas y asentimientos repetitivos está en condiciones de atender al otro.

– Recién sacado del empaque, sep. Nuevo nuevito, seguramente aun huelo a bencina –bromea con naturalidad ante una persona que, por andar con sus dos pies en el suelo vistiendo ropa normal, ya puede catalogar como “extraño” aquí, pero, al tratarse de un sueño~ ¿Por qué le temería a un atractivo pelirrojo? Ni siquiera tiene motivos para sentirse apenado, inseguro o cohibido, al contrario, hay algo en el rostro… No, son los ojos ¡No! Es el hecho de haberle visto ir y venir frente a la panadería antes de distraerse con los chillidos en lontananza lo que le alienta a acercarse y tomar asiento a su lado, en el cordón de la vereda– ¿Venias a comprar pan? –pregunta con inusual alegría, motivado por alguna fuerza que no alcanza a comprender– ¿Era urgente? Trabajo allá –señala el portón cerrado con un gesto, confía en que las manchas de harina en los jeans que viste sean suficiente para acreditar sus palabras– Abrimos en dos horas pero quedó pan, y bollos –con una nueva sonrisa, enseña el que tiene en la mano– También hay croissants y bizcochos, si buscas algo de eso, puedo traértelo.

avatar
Khan O'Brien
Infernales
Infernales

Mensajes : 17


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Alan Blutkreislauf el Lun Ene 26, 2015 7:26 pm

Un extraño muy gracioso resultó ser el moreno que, prácticamente y para concepciones del incubo, se materializó frente a sus ojos, pero no hay sonrisa que indique la condición, el estrés pesa más que cualquier broma ocasional y, en suma, la risa no es algo que abunde en esta faz. Ni siquiera cuando se anuncia como panadero de ahí donde acaba de encontrarse con la persiana metálica del local cerrado, la expresión sigue impertérrita y sólo se limita a enarca muy levemente una ceja por la impresión de la coincidencia que, lógicamente, no es tan impresionante.

Venía a comprar pan. – asiente, dándole la razón primeramente, entonces puede volver al pesimismo cuando se mencionan las dos horas, lleva la mirada al frente y se dispone a esperar, pero… – ¿Es posible que me traigas algo de lo que mencionaste? – intenta confirmar lo que parece demasiado bueno para ser verdad, sobre todo cuando ni ha tenido que modificar la voz, por ejemplo, para usar sus dotes raciales e intentar convencer por encanto – Pagaría por ello, obviamente. Y por tu favor, sin duda. – y es que el hambre apremia, tanto la del incubo como la del cuerpo humano que ostenta, pero la primera tendrá que esperar… más.

Como resulte ser, tendrá que caminar, por tanto se pone de pie y carga nuevamente la mochila con la zurda, la echa al hombro y espera a que el otro le siga el ejemplo, incapaz de atenderle o asistirle con la diestra por simple indisposición de la misma, que se encuentra rodeando el abdomen y asegurada en su posición inerte con los dedos enganchados en el borde del pantalón.




Cazado:

avatar
Alan Blutkreislauf
Infernales
Infernales

Empleo : Asesino.

Mensajes : 29


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Khan O'Brien el Jue Ene 29, 2015 3:46 pm

Sonríe en amplitud al tener de labios del pelirrojo una afirmativa, rebuscada pero afirmativa al fin y al cabo. A la primera señal, se pone de pie con inusual facilidad y rapidez, tanto así que tiene oportunidad de atestiguar el esfuerzo que significa para el otro vencer a la fuerza de gravedad. No puede menos que preocuparse, usualmente ignoraría detalles como este en desconocidos como el que tiene en frente, pero esta es la primer persona “normal” que encontró aquí, tal vez ese sentimiento de familiaridad se exageró un poco mutando en fraternidad.
 
– ¿Por qué no esperas aquí? Me dices lo que quieres, yo iré por ello y te lo traigo… –pero, manteniéndose de frente al otro, ya está retrocediendo, avanza marcha atrás, cruzando la calle hacia la panadería, empujado por los pasos del pelirrojo y la necesidad de mantener cierta distancia entre ambos. Un paso más, y da medio giro para continuar avanzando viendo el camino– Necesitas ver lo que compras ¿Eh? –sonríe, le encuentra mucho sentido y, mientras busca las llaves en el bolsillo, entorna el rostro para mirarle por sobre el hombro, no solo distingue el brazo que pende inerte bajo el saco, más allá, entre la oscuridad y con la velocidad de un rayo, un par de faroles rojos se acercan.
 
No siquiera lo piensa, aprovecha la poca distancia que le separa del pelirrojo para abrazarle y echarse a un lado simplemente dejándose caer, pero el impulso es mucho mayor y resultan despedidos unos cuantos metros. Como debió esperar, no fueron faroles, fueron los ojos refulgentes de alguna criatura alada que se lanzó en picada por la calle, con un par de alas enormes y fue la ráfaga de viento que estas provocaron la que los impuso contra la cortina metálica de la panadería, donde, pesada y caliente, es su espalda la que resulta hundida en el metal.
 
Jadea, está agitado, la adrenalina es mucha y la taquicardia se siente pero, misteriosamente, no hay dolor, no hay debilidad, al contrario, se siente más fuerte y seguro, ni siquiera llegó a caer al piso, no deshizo el abrazo, apoyó los pies y se sostiene considerablemente erguido, sorprendido, intentando mirar el rostro del pelirrojo a quien, en principio y por reflejo, empujó contra su propio pecho a fin de resguardarle.
 
– ¿Estás bien? –aunque en la cabeza es más importante la alarma sobre su propio estado, siente el metal doblado contra el cuerpo, ya pudo hacerse una idea de la magnitud del golpe y le preocupa no sentir nada, no puede más que postergarse para no desperdiciar con una grosería el esfuerzo que puso en cuidar al otro.
avatar
Khan O'Brien
Infernales
Infernales

Mensajes : 17


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Alan Blutkreislauf el Lun Feb 02, 2015 11:21 am

Escucha el acercamiento de la bestia, pero calcula que no podrá hacer nada para evitar el embiste, por tanto, simplemente agacha la cabeza y se prepara para salir despedido, cuando es raptado por los brazos y la fuerza del desconocido, de quien acaba encimado, cubierto y estrellado contra el local. Aunque el ajeno le llama, no alza aún la mirada. La nuca, tensa, no le permite moverse sin importar la alarma, y la sensación del abrazo, a pesar de las condiciones de peligro, es un tentador tentempié para un incubo que no se ha alimentado apropiadamente hace años. Pero la razón es fuerte y tras respirar profundo como consolándose con su aroma, se separa oponiendo cuanta presión puede para abrir espacio, lentamente.

La bestia está maniobrando en lo alto preparando un nuevo ataque, gira volando alrededor buscando el ángulo adecuado para lanzarse. Mientras tanto, el incubo ya dejó la mochila frente al extraño, en el suelo, y se encamina al medio de la calle donde es terreno abierto, donde será un apetitoso posible blanco, “posible”. Con parsimonia se quita el saco y lo deja caer al piso, luego le sigue la corbata y la camisa, esta última no sin dificultad, para terminar dejando los zapatos a un lado. Arriba la bestia ha encontrado la forma perfecta para lanzarse de frente al incubo y así opera con estruendosos aleteos. Abajo, el brazo inerte del pelirrojo se oscurece, también su símil, poco a poco el negro va consumiendo el tono natural de la piel, pero no llega a cubrir el pecho ni el rostro. Los cabellos crecen y ya no son rojos, imitan el color de los brazos y una hilera de cuernos dibujan una corona en la cabeza, y la transformación está completa cuando un par de alas se extienden silenciosas a su espalda, como conformadas de puras sombras, y son éstas las que le elevan a enfrentar la estocada de la criatura.




Cazado:

avatar
Alan Blutkreislauf
Infernales
Infernales

Empleo : Asesino.

Mensajes : 29


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Khan O'Brien el Miér Feb 04, 2015 3:45 pm

La tranquilidad y naturalidad con que se desenvuelve el pelirrojo, imponen. Khan abre los brazos y le deja ir sorprendido, pasmado pero convencido, gracias a la serenidad del otro, que no hay peligro o, cuando menos, no hay nada mejor que hacer. No hay peros ni intentos por detenerle, solo una creciente inseguridad y esa sensación de peligro que cala hasta los huesos.
 
Apenas respira y no mueve más musculo del necesario para seguir cada movimiento con atención, expectativa y el corazón en la garganta. Mira la fina, frágil y tenue figura avanzando casi con desgano hacia la acera, después observa el cielo. En un principio, solo las llamativas orbes rojas del ave la delatan en su paseo aéreo, pero ahora Khan es capaz de ver cada detalle, su enorme pico dentado, como una cierra, las plumas en tonos ocres, el penacho tan rojo como los ojos y, erizándole la piel, las agudas garras en unas patas gruesas como el tronco de un árbol joven, pero el trauma queda chico cuando, alarmado, devuelve la mirada al cuerpo del pelirrojo.
 
Por su parte, aun contra la persiana metálica de la panadería, apoyado en la abolladura que su propia espalda causó, se mantiene sentado, tenso, expectante, pero sentado, quieto, tal vez con la esperanza de pasar desapercibido ante un par de bestias que no comprende; ¿Será que todos los monstruos de este lugar pueden verse como humanos?
 
Le cuesta respirar, suda, hace calor, pero se niega a apartar la mirada del par en el cielo.
avatar
Khan O'Brien
Infernales
Infernales

Mensajes : 17


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Alan Blutkreislauf el Jue Feb 05, 2015 12:12 pm

El incubo y la bestia voladora viajan a enfrentarse y estrellarse, de frente, en pleno vuelo y sin parecer querer ceder ninguno de los dos, pero en último momento el primero tuerce su dirección apenas lo necesario para evadir las poderosas garras y, con un ligero choque del costado de piel oscura a una de sus alas, ubicarse por encima de su espalda abrazándose a su cuello. El pájaro aletea y retoma la altura, se ladea intentando zafarse de la rémora que le acompaña, pero sus esfuerzos son inútiles. El incubo, lejos de planear soltarse, ahora tiene las alas libres que, tomando forma de múltiples agujas, siguen el movimiento de los brazos que se extienden a cada lado para luego cerrarse, casi como queriendo abrazarse a sí mismo, que se traduce en varias docenas de lanzas clavándose y atravesando de lado a lado el cuerpo del ave, asomando las puntas sanguinolentas que escurren hasta dejar líneas abstractas en la calle ahí abajo.

Hacia el suelo se dirigen cuando las fuerzas de la bestia colapsan, pero el incubo se mantiene indemne, montando y esperando, calculando el aterrizaje para saltar exactamente tres segundos antes y caer en pie, con parsimonia, observando las vueltas que el bicho se da luego de tocar tierra siendo víctima del impulso que le revuelve y desparrama envuelto en una nube de polvo, sangre y plumas arrancadas. Luego, termina su arrastre al chocar con un árbol de la plaza adonde fue a parar, y que se mueve como cualquier tronco que yace bajo el influjo de esta época del año, rodeando al agonizante emplumado con sus raíces que le estrangularán lentamente, cuales anacondas.

Por otro lado, aunque rodeado por una calma que parece imperturbable, la pierna derecha del incubo flaquea y apoya la rodilla en el piso, cierra los ojos mientras las alas también caen para convertirse en una manta sombría que le rodea, como proyectada por algún objeto mucho mayor y que flota en el cielo sobre él. Respira profundo y exhala el agotamiento que ya es evidente. Años sin alimentarse y casi el mismo tiempo sin necesitar esforzarse como ahora, agacha la cabeza y descansa, así, sin la energía necesaria para disfrazarse de humano una vez más, por ahora. Y sólo cuando algún ruido metálico delata a su acompañante, recuerda que no está solo y levanta la mirada para encontrarle, allá a unos cincuenta metros. Recuerda la comida, pero ahora mismo el hambre no tiene nada que ver con el estómago.




Cazado:

avatar
Alan Blutkreislauf
Infernales
Infernales

Empleo : Asesino.

Mensajes : 29


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Khan O'Brien el Vie Feb 06, 2015 1:18 pm

El espectáculo supera cualquier expectativa, los alaridos, esos feroces graznidos que pasan a lastimeros chillidos cuando la sangre moja la tierra, la frialdad con que el incubo derrota a la bestia alcanza a helar la piel y Khan, testigo privilegiado, siente las manos temblar, el corazón galopar y la frente palpitar húmeda de sudor así como la nuca y espalda. La dificultad en la respiración sigue presente y al final, cuando el golpe seco del ave contra el suelo le asegura que la batalla terminó, puede controlar las inhalaciones para conseguir el aire que necesita.
 
Ahora, a la distancia, los orbes rojos que distingue pertenecen a una bestia distinta, más pequeña y menuda, más escalofriante, al menos hasta que le ve flaquear, entonces siente un nudo en el estomago pues, sin tener que pararse a meditarlo, sabe que esa cosa alada es el pelirrojo que acompañó, de una manera cruel y tal vez exagerada, solo se estaba defendiendo y, no hay como olvidarlo ¡Esto es un sueño!
 
El ardor continúa en las manos, como un hormigueo corrosivo por debajo de la piel, en palmas y dedos, algo similar a lo que, en casa, alguna vez sintió tras ser mordido por un insecto. Está poniéndose en pie, apoyándose en el portón metálico con un hombro mientras intercala la mirada entre las manos y el suelo, los dedos están un poco amoratados pero no ve ningún bicho o roncha al que hacer responsable, y, conforme pasan los segundos de silenciosa calma, el ardor desaparece junto a la taquicardia.
 
Un paso por vez, manteniéndose junto a las paredes, puertas y ventanas que hacen al lado derecho de la acera, se acerca a esos ojos rojos que parecen llamarle en silencio. A medida que la distancia se reduce, se vuelve imposible dejar de mirarle, pero, cuando debería apartarse del muro para continuar acercándose, el trance se rompe, Khan sonríe un poco, un gesto conciliador acompañado con la mano en alto en señal de saludo.
 
– La gente tiene costumbres extrañas aquí ¿No? ¿Estás bien? ¿Necesitas un medico o algo…?
avatar
Khan O'Brien
Infernales
Infernales

Mensajes : 17


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Alan Blutkreislauf el Sáb Feb 21, 2015 12:59 pm

Está cansado y no podrá levantarse del piso, ni siquiera puede alzar las alas y apenas logra corresponder la mirada ajena entre el sube y baja que obliga el pecho al respirar. No está agitado ni jadea, pero cada bocanada de aire es un esfuerzo que se muestra largo y profundo, mantener la boca abierta es lo ideal.

La sombra en que se convirtieron las alas se reduce hasta complementar la propia y natural que se proyecta como cuerpo humanoide en el piso, algo deforme por el cabello desatado y que cae a su alrededor. La corona de cuerno que fue en un principio y que se exhibía en la cabeza, ahora no es más que un par a cada lado, en las sienes, y con un tamaño de apenas un par de centímetros. Las plumas negras a la noche sin luz, pero tornasol cuando algún rayo se cuela, van desapareciendo lentamente en su extensión hasta apenas abrigar los hombros y parte de la clavícula. Todo el cuerpo va cediendo ante la debilidad que resulta arrolladora, tanto como el hambre que despierta.

Necesito ayuda… al menos… para ponerme de pie. – admite con ligereza y la voz de tono suave. Y es que las trampas en un incubo abundan, por ello intenta con la más vieja de todas, después de todo ni siquiera necesita fingir la debilidad – ¿Podrías… por favor? – cierra los ojos y extiende una mano que apenas toma altura, la otra se mantiene en el piso y también ambas rodillas ya.


Última edición por Alan Blutkreislauf el Lun Feb 23, 2015 11:12 am, editado 1 vez




Cazado:

avatar
Alan Blutkreislauf
Infernales
Infernales

Empleo : Asesino.

Mensajes : 29


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Khan O'Brien el Lun Feb 23, 2015 12:02 am

La respuesta se hace desear y, mientras espera, alguna extraña necesidad crece en el interior de este francés. Se acerca un paso más dejando atrás el temor poco a poco. Cuando al fin le escucha, camina prácticamente con normalidad, con confianza, pero se torna cuidadoso mas no menos firme cuando toma la mano que se le ofrece y jala de ella para ponerle en pie, pero no se detiene allí, da un paso más para ayudar y asistirse con la otra mano, misma que posa en la espalda baja del ex pelirrojo, desde donde empuja hacia si para valerse de su propio cuerpo como sustento y apoyo a la estabilidad del otro.

La distancia se vuelve escasa y la mirada se centra en esos profusos ojos rojos. Oscuridad o no, descubre sin dificultad una mirada indescriptible que le eriza los vellos de la nuca, descubre unos labios carnosos pero delicados, pálidos, frágiles pero extrañamente apetecibles, tentadores, y ¿Por qué no? Esto es fantasía y hace mucho que no disfruta de un sueño erótico.
 
Sin soltar su mano ni deshacer el medio abrazo que, contrariamente, se vuelve más ceñido y firme apegándole a su propio cuerpo más de lo necesario, acerca el rostro buscando sus labios.  

La sonrisa se esfumó por completo y la seriedad de su expresión enseña el deseo que le impulsa sin descartar el cuidado, cautela antes de tocarle con roce tentativo pues intuye, sabe que puede ser rechazado y herido por la bestia que demostró ser el otro; siente que juega con fuego y, curiosamente, siente que este es su juego.
avatar
Khan O'Brien
Infernales
Infernales

Mensajes : 17


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Alan Blutkreislauf el Lun Feb 23, 2015 11:11 am

La fuerza ajena es suficiente, sobrante quizás para mantenerle en pie, no necesita dar demasiado apoyo a las piernas y los brazos pueden caer laxos a cada lado por encima del agarre que ofrece Khan. También observa sus ojos, en otro momento intentaría descubrir en ellos el reflejo del porqué de su apariencia tan cuidadosamente humana, que podría deberse a su reciente llegada, pero eso no importa ahora. Cierra un tanto los ojos cuando la cercanía es suficiente como para sellar un beso y al ver que no hay muestra de rechazo por parte del otro, simplemente reduce distancias y toma sus labios.

Antes de moverse, se permite disfrutar en detalle del contacto entre ambos con los ojos cerrados. Tiene la boca seca por el cansancio que exigió jadear y no fue suficiente ayuda ningún repaso como relamida. Se sirve de la humedad ajena, en consecuencia, colando suave y sinuosa la lengua para obtenerla sin dar demasiado crédito al chasquido que provoca, ni al segundo, ni al tercero. La presión no viene de su parte, al contrario, sólo podría ser capaz de recibirla sin resistirse dada la debilidad, esa que no se aplaca ni un poco, ni siquiera ante la leve cuota de deseo que descubre en Khan en el momento en que borró la sonrisa. Y si no quiere perder a su presa, que no sólo es atractiva, sino también impostergable, debe ir con cuidado.

Rompe ligeramente el contacto cuando ha tanteado, buscando reacciones en el rostro ajeno que espía apenas dando paso entre los párpados por una rendija sutil. Son desconocidos, ambos, y es sólo el incubo quien necesita con suma urgencia devorar todo el deseo que sea capaz de provocar en Khan, este último no necesita más que querer… y hasta eso puede ser tan volátil.




Cazado:

avatar
Alan Blutkreislauf
Infernales
Infernales

Empleo : Asesino.

Mensajes : 29


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Khan O'Brien el Jue Mar 05, 2015 5:21 pm

Se encuentra detallando, profundizando, buscando, jugando y devorando el interior de esa boca sin pensamiento de por medio. Con seguridad, enorme, tajante e imponente, pero infundada, se deja llevar por el sabor, el calor, la humedad y las deliciosas sensaciones que provoca cada roce y chasquido. Sonríe ladino habiendo cerrado los ojos en algún momento, inflando el pecho, erguido con arrogancia, lamiendo y relamiendo en un baile lento y prolongado que le da la oportunidad de divagar más allá de sus labios. Piensa en su cuello, en sus hombros, en su pecho y abdomen, piensa en esa diminuta cinturita y un estremecimiento en su interior le obliga a arquear un tanto la espalda.

 Junto a la propia, llevó la mano contraria donde ambos cuerpos se tocan, entre ambos, donde, prisionera de la presión que los acerca, puede dejarla sabiendo que no caerá. Así dispone de la propia para servirse más de ese cuerpo, busca el límite de la ropa… Y no lo encuentra, en cambio, desliza los dedos por un pelaje inusualmente suave y delgado, no sabe distinguir entre pelo y plumas, y no importa, la delicadeza de esta extraña cubierta permite que los dedos recorran y distingan cada forma de su figura, la escasa sobresaliente de sus caderas, hacia abajo, parte del muslo, hacia atrás, la firme y tentadora cúpula de su glúteo. Allí hunde los dedos anhelando encontrar piel tibia, húmeda y blanda, pero antes de aventurar el índice más allá de lo decorosamente pertinente, un nuevo graznido en los cielos le distrae de su cometido.
 
No alza la mirada ni se aleja de esos labios, pero limita la lengua a su territorio usual.
 
– Duermo en la panadería –anuncia dejando atrás cualquier rastro de cautela, prudencia, sentido común, incluso moral, ninguna de esas cosas, aquí, en un mundo de fantasía, vale más que deseo punzante que siente por el moreno entre sus brazos– Déjame llevarte –sisea ronco, entrecortado, ligeramente agitado, mirándole a los ojos, llevando también la otra mano a sus muslos para sujetarle y alzarse con la firme intención de cargarle hasta la bodega donde, presume, estarán a salvo de peligros e interrupciones de esta fauna salvaje.
avatar
Khan O'Brien
Infernales
Infernales

Mensajes : 17


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Había una vez un Pez~ (priv.)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.