Fast Rules
•Con tu ficha aceptada puedes abrir un tema. ¡Queremos leerte!
•Sin color no puedes rolear en post ni en chatbox.
•Respeta para que te respeten.

Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliaciones
HERMANOS
Instituto Takemori
One More
Afiliación Hermana
Afiliación Hermana
Afiliación Hermana
ELITE
DGM: Fallen AngelsPsycho-Pass RPGINNOCENT MALICECrear foroCrear foro
DIRECTORIOS

Últimos Temas
Últimos temas
» [Normal] Shibarame Highschool; the prison
Miér Ago 26, 2015 5:57 pm por Invitado

» Welcome to the night ― Cry out || Afiliación normal
Mar Abr 07, 2015 7:22 pm por Invitado

» Afiliación élite Heaven's Door
Vie Abr 03, 2015 8:09 am por Invitado

» Alisyum - Afiliación élite (cambio de botón)
Miér Abr 01, 2015 12:24 am por Invitado

» Euphir Virietum | YAOI+18 «NORMAL»
Lun Mar 16, 2015 11:50 pm por Invitado

» Sunflower [Afiliación ELITE]
Lun Mar 16, 2015 8:44 pm por Invitado

» Había una vez un Pez~ (priv.)
Jue Mar 05, 2015 5:21 pm por Khan O'Brien

» Cambio de botón-Elite-La Pluma y la Ficción
Lun Mar 02, 2015 8:52 pm por Invitado

» Spirit Soul - Confirmación élite
Dom Feb 22, 2015 12:29 am por Celica Mykhalé Alaska

Staff
Celica Mykhalé Alaska
WEBMASTER
Mp - Perfil

"Somos lo que somos al final, cada quien escogió su madera"
Alanriace Blutkreislauf
ADMINISTRADOR
Mp - Perfil

"Del deseo más profundo, viene el odio más letal"
Yamato Akiyama
MODERADOR
Mp - Perfil

"La oscuridad envuelve mi alma como negras cadenas, pero jamás atrapará mi corazón"

Temas Importantes

Estación
Comienza en Febrero y dura hasta finales de Mayo, esta es la estación más parecida al verano terrestre. Abundancia de frutas y verduras, los animales cuidan a sus crías recién nacidas, el sol y las temperaturas agradables reinan y, probablemente lo mejor de todo, el Festival de Media Libra tiene lugar.


I'm not a pussy! - Gaea ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm not a pussy! - Gaea ID

Mensaje por Gaea C. Schmetterose el Jue Ene 15, 2015 1:01 am





Gaea Schmetterose

Solo se que oí; ''es el tiempo y no perdona''
{ Básicos }

Nombre Completo: Gaea Cyrene Schmetterose
Edad: 38. Luce de 19.
Género: Mujer... ?
Inclinación: Pansexual
Ocupación: Titiritera
Raza: Anima (Es Infernal. Creanme)
Físico: Gaea es una mujer que aparenta la mitad de su edad, delgada y menudita con un hermoso cabello quebrado en tonalidades rubias. Aunque Gaea nació con ojos azules, como el cielo, se descubrió con el tiempo que tenía una facilidad espantosa para cambiar la tonalidad de aquellos enormes ojos. Ella tiene un precioso rostro de muñeca de porcelana aun cuando su piel no es tan pálida, con facciones delicadas y labios delgados, con una nariz respingada. Tiene más el aspecto de una niña que la de una adolescente en el clímax de su madurez, pues a pesar de todo aún luce de 19 años de edad. Su aspecto andrógino siempre ha hecho dudar a las personas de su sexualidad, sobre todo porque ella no es lo suficientemente consciente de su género para preocuparse por externarlo. Más aún con el pecho tan plano que tiene (La señorita es copa A).
Gaea posee extremidades mecánicas (prótesis) que en este caso son: dos orejas felinas, las cuales sustituyen sus oídos humanos que fueron sellados y retirados; una cola felina la cual le ayuda a mantener su equilibrio; y dos piernas que están unidas a la mitad de sus muslos, con piel idéntica a la suya pero con divisiones que dejan en evidencia la zona en que se doblan sus rodillas pues cubrir esa parte de su cuerpo fue terriblemente complicado. Sus manos también son muy fuertes y tienen una apariencia más bien bestial, con uñas largas y duras como afiladas, y con una fuerza extrema. También tiene una cantidad incontable de cicatrices alrededor de su cuerpo, pero no es del todo consciente de ello.
{ Conducta }

Psicología:
Cuando a un niño lo crían le enseñan la diferencia social entre lo bueno y lo malo: Es bueno ser amable, respetar a los mayores, ayudar a las señoras a cruzar la calle; el malo robar, golpear a los demás, decir palabras altisonantes. No es que esté loca o siquiera demente, por supuesto que no. ¿Qué es lo que te pasa cuando naces en una cuna de oro en la que solamente te enseñan a asesinar? Se vuelve una parte natural en tu ser.
Gaea nació en el seno de una familia que lo que tiene como conocimiento que es mejor para ellos es tomar la felicidad del mundo y tragársela lentamente, drenándola de su cuerpo. Gaea creció aprendiendo que herir a los demás, hacerlos sufrir a niveles psicológicos era la forma más divertida y saludable, para sí misma, de pasar el tiempo. Siendo estas, así, las circunstancias, ¿qué hay de locura en su comportamiento? Solamente lo que una sociedad y una cultura marcaron como malo para el universo, con lo que ella creció como una base natural de su vida.
Ciertamente tuvo una enorme influencia de su abuelo, quien no solo le enseñó cómo volverse “perfecta”, sino que también le demostró que no debía tomarse a la gente a la ligera, pero Gaea se confió cuando fue encerrada… afortunadamente aprendió y no es capaz de brindarle su confianza a nadie fácilmente porque, bueno, como un comienzo ella no cree que exista semejante cosa, no después de la semejante traición de su “marido”, además no conoce suficiente de ello.
Al ser una niña mimada era normal que fuese caprichosa, por eso siempre quiso más y lo exigió en forma desmedida. Incluso una vez se lanzó a la calle dejando a su familia, pero todo cambió una vez fue encerrada, pues aprendió a mantener el silencio de un esclavo. De esta forma cuando Kyle le ayudó a escapar fue que lo recobró un poco, pero su “amor” —o así jugaban a llamarle— le ayudó a ser un poco menos exigente hasta que éste le traicionó. Una vez tuvo que vivir por sí misma se volvió mucho más cauta y observadora, aprendiendo la importancia de vivir en las sombras como la de estar siempre presente.
Kyle se lo dijo una vez. “Eres como una Dorian Gray de esta época” y no puede negarse a tal hecho. Ya desde antes había aprendido a dar un rostro encantador y vivaz a su público, para ser lo más ruin conocido en privado. Es una caja de bombones, que uno sabe que puede ser la cosa más dulce al probarlo pero nunca sabrás cuándo está un chocolate amargo.
Se valió de la idea de que todos se guían primero por las apariencias y aprendió a controlar a las personas. Por ende es un ser manipulador casi de pura naturaleza y se le facilita el arte del engaño, a la vez. Como puede ser la señorita más divertida y tranquila ahora, podrá ser la zorra más seductiva en otros momentos, pues creció con ello… pero también es lo suficientemente calculadora para saber cómo atrapar a sus más preciadas presas y guardarlas para el final, inclusive cuando sus objetivos son muy diferentes a lo que uno esperaría.
¿Por qué está enamorada del BDSM? Bueno, creció causándole dolor a las personas. Pero a lo largo de su crecimiento su abuelo le enseñó un “principio” sorprendente, a base de técnicas tan poco ortodoxas y totalmente desaprobadas para cualquier ser de este mundo. “Uno no puede causar dolor sin haberlo conocido antes” y conoció parte de ese dolor por mano misma del hombre que la crió, pero el dolor de verdad lo experimentó en su encierro.
Cuando le arrancaron las piernas no comprendió ni ella misma cómo podía soportar aquél shock y mantener los ojos abiertos todo el proceso. Pero pronto comprendió que parte de los abusos de su abuelo tenían un fin y aquella idea le ayudó a acostumbrarse al dolor de descargas eléctricas, azotes y todo tipo de maltrato físico. Después de perder las piernas al vivo supieron que el efecto de cortarle un dedo o dos sería mínimo, pero nunca conoció un dolor tan grande como cuando le colocaron las piernas mecánicas y las orejas. Incluso después de escapar pasaron al menos dos meses para que se acostumbrara a volver a oír, a sentir y a caminar. El shock psicológico la volvió inmune al temor hacia el dolor y sin darse cuenta estaba disfrutando cuando Kyle apagaba las brasas rojas de sus cigarrillos en su piel, recién sensible.
Su existencia pasó a segundo plano y el terror a la muerte se quedó muy atrás junto al trauma de la luz. No acostumbraba la luz del día por el mismo hecho, pero los doce años ante rayos UV le dieron una resistencia física y psicológica a los seres que podían controlar la luz de verdad, como al sol mismo, desafiándolo a niveles poco saludables para alguien de su especie, cosa que Kyle admiró y recriminó, muy a pesar que su resistencia no era tan grande como para mantenerse en contacto directo con la luz del día.
Le tomó un gusto especial a la sangre, a los alaridos y al ardor de los golpes. Su tiempo con Kyle le enseñó a ser posesiva, al grado que su “marido” continúa a su lado oculto entre sus pertenencias sin que alguien, cualquiera, tenga derecho alguno de verlo o tocarlo. Porque solo le pertenece a ella y su verdadero estado insano saldría a flote si alguien se atreviera a siquiera tener curiosidad de lo que hay en esa caja, la cual no le perturba tener sin guardar a menos de que deje la casa a solas.
Aprendió que el sexo es la forma más simple de engañar a sus presas y que es más inteligente robarles un poco de felicidad cada vez que venían, para que volvieran intentando recuperarla y así poder meterlos en una adicción hacia la agonía psicológica. Pero una vez alguien se metía con ella el delirio por el que su mente podría pasar sería superior al que hubiese conocido en toda su existencia.
Tiene momentos de oscuridad. Recordar los años que estuvo en observación ha logrado detonar un lado psicópata en su persona, pero está tan bien reprimido gracias a la compañía de su “esposo” que no representa una amenaza mientras no sea despertado por terceros. Por ejemplo, si viera al viejo que le hizo aquello una vez más, seguramente perdería el control sobre sí misma.
Asombrosamente tiene un carisma increíble, natural. Además no es fría en ningún momento, pues no puede tomar nada en serio. Es otro de sus defectos psicológicos desde pequeña, mismo que le dio toda esa confianza con la que vive hasta ahora, misma confianza que le llevó al confinamiento al atreverse a jugar con un hombre que era más fuerte de lo que pretendía. Ahora confía plenamente en las habilidades de sus piernas y los otros tres apéndices mecánicos que su amado le obsequió tiempo atrás.
Un detalle importante: para ella Kyle sigue con vida y, de hecho, su cabeza tiene potencial de vivir si se lleva a cabo el experimento que ella sufrió. Ella habla con Kyle incluso cuando la cabeza no la acompaña, ya que probablemente él sigue ahí… en su cabeza.
Hobbies:
✿ Charlar con Kyle
✿ Jugar con Lilian, su títere grotesco
✿ Arreglar a Lilian
✿ Hacer presentaciones... con Lilian
✿ Desvariar. Aunque no puede evitarlo
Habilidades:
✿ Posee piernas mecánicas como prótesis que están conectadas a su sistema nervioso, son suaves como su propia piel y requieren los mismos cuidados, excepto porque son inmunes a la luz y sus poderes. Estas le brindan la agilidad de un felino. También tiene una cola, que es prótesis por igual.
✿ Tiene orejas que puede ocultar, también prótesis y mecánicas, que se le han colocado mientras se le sellaron los oídos pues quedó sorda.
✿ Desarrolló una enorme fuerza en las manos y unas uñas resistentes, pero siguen siendo frágiles ante una fuerza superior, a penas la fuerza de alguien extrictamente entrenado y nada maravilloso.
✿ Sus sentidos se igualan a los de un simple humano, aún a pesar de sus orejas mecánicas.
✿ Las orejas son para escuchar, pues sus oídos han sido sellados una vez perdió dicha capacidad. Puede ocultarlas entre su cabello sin problema, pero su capacidad de escuchar disminuye. Sin embargo su capacidad de escuchar no supera a la de un humano incluso cuando están altas y despiertas.
✿ No siente tan fácilmente, y con sentir nos referimos al tacto.
Poderes:
✿ Puede manipular la oscuridad, elemento ligado a ellos por ser una raza oscura. La oscuridad es dificil de materializar, es usualmente usado como un método de camuflaje, pero Gaea logra materializar pequeños hilos con los que usa a Lilian.
✿ Sabe hacer uso de la magia negra, de venenos y pociones dañinas. Sin embargo, debido a que no es su naturaleza oficial, ella solo puede hacer estos en privado y con la calma de una eternidad pues no es algo que uno pueda hacer inmediatamente. La magia negra incluye métodos poco ortodoxos de sanar, otros para maldecir y algunos más para atraer ciertas fortunas. Los venenos dependen de cuán nociva sea la intención de Gaea desde causar un dolor de estómago hasta matar, pero ya que es una chica con actitud infantil prefiere jugar bromas pesadas. Las pociones también atraen ciertas suertes o causan algún tipo de bien como mal. Todos estos requieren de la previa preparación de Gaea que tiende a durar horas y siempre está muy ocupada llevando a Kyle consigo como para preocuparse por cargar con ellas.
✿ Tiene una vida más longeva.
✿ Puede absorber su alimento con mirar fijamente a sus presas (La felicidad ajena, causando infelicidad en ellos y daño psicológico).
✿ Puede implantar horrorosas visiones en las mentes de sus presas (Lo cual, de hecho, es necesario para alimentarse y solo puede hacerlo cuando la víctima está quieta en un mismo sitio)
Debilidades:
✿ La luz le debilita enormemente, así como los seres de luz (En resumen: todo lo que sea bueno, celestial, color de rosa, etc~), muy a pesar a la pequeña resistencia que desarrolló no tolera la luz.
✿ Son débiles a la magia blanca, rosa, amarilla y todas aquellas que tengan buena fe y buenas intenciones.
✿ Todas las prótesis se conectan directamente a su sistema nervioso y la única que se puede llevar a disposición es la cola, pero el puro hecho de retirarla representa una enorme desventaja física: pierde el equilibrio, cae ante mareos y es muy simple capturarla en ese estado.
✿ Es capaz de sentir todo lo que pase o toque sus prótesis debido a que estas están conectadas a su sistema nervioso: mecánicas o no dolerá si le atacan a estas.
✿ El uso abusivo de sus protesis puede llegar a causarle dolor pues su cuerpo aún no las acepta por completo.
Gustos:
✿ Kyle (Bueno, su cabeza).
✿ Lilian (Sí, su títere. La adora).
✿ Jugar.
✿ El sexo.
✿ Hacer presentaciones con Lilian.
Odios:
✿ Su pasado, aunque generalmente no lo recuerda.
✿ Que se burlen de Kyle o Lilian.
✿ Que toquen su cola, la enloquece.
✿ Que le llamen gata, gatita, minina, felina, etcétera.
✿ Sus prótesis exageradamente felinas... no comprende el fetiche de su "marido" con los gatos.

{ Antecedentes }


Historia:
Su madre era exquisita, era hermosa. Era una tentación para el ser humano e independientemente de lo que su raza representaba ella no podía evitar destacar… pero su belleza, rubia y juvenil, de ojos claros, digna de un Dorian Gray femenino era lo que la hacía tan confiable. Y su sonrisa hermosa y encantadora, enamorando a los hombres, porque una belleza tan dulce no era algo que las  mujeres acostumbraran. Y no es tanto como que la madre de Gaea fuese una mujer de amores, fue más que nada que fue guiada por instintos y exigencias de un lecho de muerte en aquella cuna que esa mujer había nacido. La concepción de su hija única fue planeada para satisfacer las necesidades de su raza y sus padres.

El fruto fue una niña hermosa, más de lo que cualquiera de ellos habría esperado. El padre sí era atractivo, pero la criatura a la que ellos habían concebido era encantadora, risueña, preciosa, perfecta… estuvieron confundidos por instantes respecto a lo que ello representaba, pero el abuelo materno de la criatura se acercó a examinarla y con sus propios ojos pudo corroborar lo que sospechaba: era una niña con un potencial enorme.

Con el tipo de sangre que ellos llevaban en las venas aquello era más interesante de lo supuesto. Los animas eran especiales porque no destacaban y podían camuflarse entre las personas, pero desde su hija supo que las nuevas generaciones eran especiales porque podían trabajar con una belleza inocente como ninguna. Entonces el abuelo estuvo decidido a explotar todo el potencial de la niña y la tomó de las manos de sus padres, que se vieron inútiles ante los deseos del hombre, que se la llevó a darle un entrenamiento exhaustivo.

Gaea creció con largas piernas blancas, con un cuerpo menudito y una cabellera quebrada a tonalidades rubias. Sus ojos azules podían cambiar de tonalidad con la facilidad de un antojo de aquella cria y después de los tres años su madurez se ralentizó considerablemente hasta la mitad, a modo que a sus catorce años apenas simulaba tener seis de edad y ya estaba lo suficientemente preparada para valerse por sí misma. Su aspecto asombrosamente andrógino le ayudaba a pasar por mujer como de hombre cuando le daba la gana y su voz no era precisamente femenina ni masculina, así que le era mucho más simple camuflarse, lo cual aprendió por sí misma para el deleite del abuelo. Se convirtió en un ser al que se le facilitaba el manejo de las sombras, nociva para la vida y con unas habilidades de seducción tan naturales que era simple que se llevara a sus víctimas directamente a la perdición.

Así fue durante un tiempo, mientras se alzaba arrogante y autosuficiente. No le temía a absolutamente nada ni nadie y su familia no representaba, para ella, mucho más que una etiqueta que terminaba de darle un nombre en este mundo y el oscuro.

Se fastidió muy pronto de aquello y fácilmente se despidió de su hogar una noche a los quince años, sin el permiso de su abuelo que no se dio por enterado sino que hasta después. Pero el abuelo no le había enseñado todo por temor a que este día pasara y sin embargo la mocosa había tomado riendas por sí misma y se había largado. La casa estalló en la locura de la cabeza de la familia mientras Gaea se metía al sitio equivocado… aunque ella fuese un anima y esto no fuese algo simple de ubicar era totalmente otro caso su belleza extrema.
Aprovechó de sus atributos para conseguir sus propios sustentos y a veces mantenía con vida a los seres que le convenían. Pero obsesionó al hombre equivocado y no lo descubrió sino que hasta demasiado tarde. Que aquél era un desquiciado más grande que ella mismo, quien había nacido y crecido entre las llamas del infierno, en un absoluto dolor. El hombre humano la había amado tanto que no pudo tolerar el pequeño rechazo de una mocosa que tenía, a sus ojos, como diez años… así que decidió aprisionarla consigo, pues lo que Gaea no sabía era que ese hombre era un hombre de ciencia, cuyos experimentos eran sagrados para parte del gobierno americano, donde ahora la chico había llegado a parar.

No supo en qué momento el humano descubrió su debilidad, pero aunque intentó matarlo en principio no pudo hacer nada cuando él dirigió la descarga de las lámparas UV a su cuerpo. No eran tan fuertes como la luz del sol, pero le había debilitado a fuerzas humanas y tan fácil como decirlo aquél hombre se dio a la tarea de inmovilizarla por el resto de sus vidas: A Gaea se le amputaron las piernas desde mitad de los muslos, para que fuera más fácil de llevar a un tubo en el que pasaría los siguientes años de su vida como una prisionera de una obsesión enferma.

Estuvo despierta todo el tiempo. Sintió cómo arrancaron sus piernas y cómo la inmovilizaban en un tubo lleno de agua, con un respirador y luces UV apuntándole las veinticuatro horas del día. Era la atracción, el trofeo favorito de aquél viejo científico loco, mientras que miraba la forma en que se experimentaba con la reacción de su genética una vez que comprendieron que los humanos comunes no eran suficientes para aceptar el experimento. Gaea pasó de ser la obsesión pasional de un hombre con la mente perdida en desamores y tragedias para convertirse en el conejillo de indias predilecto. Su cuerpo se acostumbró tan pronto a las corrientes eléctricas que estas apagaron su cuerpo y lo volvieron  encender. Sus manos se acostumbraron a la estimulación de la fuerza al ser las únicas extensiones que le quedaban para fortalecer y sus músculos se desarrollaron más, pero sus sentidos perdieron agudeza debido al tiempo en el tubo.

Ni siquiera fue capaz de percibir los ocho años que pasó ahí adentro antes de conocerlo.

Era joven, pero seguro seguía siendo mayor que ella. Tenía unos treinta y algo años, pero con lo que podía escuchar a veces, cuando le era posible a penas, ella era una sorda total. El hombre era alto, era apuesto y se le veía fuerte. No lo percibió demasiado hasta que despertó un día y sus enormes ojos azules encontraron sus gafas brillando demasiado cerca del cristal… estaba acostumbrada a ser observada, pero casi pegó un brinco en su sitio cuando lo encontró tan descaradamente cerca, sin embargo no reaccionó en exceso pues la sonrisa confidente y traviesa de ese hombre mientras susurraba un “interesante” entre los dientes le regresó a la tranquilidad en el mismo instante que se exaltó, mirándola fija mientras flotaba en el agua, sin fuerzas.

Un mes después el experimento se puso en marcha y Gaea, entre la consciencia y el limbo, podía reconocer a medias lo que estaba a su alrededor. Sentía lejanos los toques de los humanos o cualquier raza que fueran, mientras la tocaban en la camilla de operaciones, amarrada y a la merced de los los focos UV que la atarantaban tanto, aunque se había acostumbrado a estar así desde hace muchísimos años. Entonces, de la nada, no pudo evitar que el reflejo de unas gafas le abrieran los ojos y, por primera vez en mucho tiempo, el tacto de otro ser le hizo sentir calor sobre la piel, incluso le quemó. Y la sensación le excitó tanto que su ritmo cardiaco se disparó.

—¿No deberías dormir, minina?

Su voz fue la anestesia definitiva. Sus ojos se cerraron lentamente hasta que el dolor volvió a hacerse presente en su cuerpo, pero como nunca antes lo hizo. Abrió los ojos e intentó liberarse en su delirante ataranta, pero no logró mucho más que encontrarse a esos lentes examinándole en un nivel extremadamente clínico mientras ayudaba a que le clavaran quién sabe qué cosa en el espacio del que sus piernas habían desaparecido. El shock que el dolor le causó le volvió a dejar inconsciente de un solo golpe.

Cuando despertó se ahogó en el aire que aspiró por la boca gracias al respirador. Fue como cuando estás dormido y sientes que caerás, además sus ojos se hirieron de inmediato cuando separó los párpados. El dolor en los muslos no era tan insoportable como el de su cabeza o su espalda, pero estaba segura que su cuerpo estaba en exceso pesado ahora. Entonces el destello de los cristales de esos lentes brillando le asustaron de nuevo.

—Dormiste toda una semana. Por un momento creí que te perdería… Más importante que eso, debes sentirte de maravilla, te hicimos unos cambios.

No se había dado cuenta. Todos esos años se había enfocado en fortalecer los músculos y articulaciones de sus manos para escapar por medio de estas cuando le fuera posible, al grado que sus manos parecían ahora más bestiales con una uñas que se habían vuelto duras y afiladas, como un cuchillo. Y se había acostumbrado al peso ligero de su cuerpo sin las piernas, incluso cuando estaba en un tanque de agua, por lo que tuvo que ver mejor a ese hombre antes de darse cuenta de las nuevas extremidades que le había regalado.

Eso no era todo. Las piernas mecánicas, que parecían naturales, que le recordaban a las que ella tuvo una vez, iban acompañadas por un curioso par en su cabeza que había sustituido a sus oídos y sus sentidos torpes por tanto tiempo en el agua y fuera del contacto natural, por eso podía escucharlo tan bien… y en su espalda estaba una última nueva adquisición, que más bien partía de sus coxis y era larga, pero débil. Sin embargo podría controlarlas si fijara su fuerza y concentración en ello, lo que era imposible ahora con esas lámparas atacándola.

—La cola es mero accesorio, aunque te ayudará a tantear el terreno. ¿Cómo decirlo? Bueno, te hice más ágil y apenas un poco más sensitiva… aunque deberías saber el resto ya, ¿no? Haz estado aquí por doce años. Estas lámparas ya no representan tanto problema para alguien como tú.

Así que la cosa estaba así. Ella ni siquiera se había percatado de que ahora lucía de trece años, mucho menos de que su cuerpo se había fortalecido antes, inclusive después de una operación como esa. La sonrisa de ese hombre denotaría confianza en cualquiera, por ello mismo lo observó con esos ojos cautos, pero tan solo tuvo que examinar mejor su rostro y la forma en que él dio un paso atrás, jugando con esa pequeña pelota para el estrés, para entonces darse cuenta.

—El experimento fue un éxito.

Había perdido doce años encerrada ahí. Su cuerpo había desconocido casi por completo el tacto suave y se había acostumbrado a la fuerza bruta. Y sentía como si su arrogancia no hubiese disminuido ni un poco, en cambio a su hambre por la felicidad ajena. No se había percatado antes que incluso en su encierro jamás desfalleció porque de alguna forma siempre estuvo robándoles energía, al grado que su cuerpo había aprendido a satisfacerse por sí mismo, sin que nadie ni ella se dieran cuenta. Y ese hombre estaba más de su lado que el de aquellos que la encerraron y la aprisionaron, volviéndose esclavos del encanto de ese ser con el que jugaban todos los días… así que era el momento de hacerlos pagar, ¿verdad?

Nadie se dio cuenta además de ese hombre. Su nombre era Kyle y la observó mientras ella estaba en el suelo, humedecida. Kyle la miró, con ambas manos en los bolsillos de la bata, mientras Gaea aún tenía problemas por el dolor. Y sus ojos se incrustaron los del uno en los del otro… y no se había dado cuenta de su larga cabellera, de sus ojos frios y asesinos, no hasta ese momento. Kyle le tendió la mano mientras el laboratorio se hundía en la desgracia de la tortura mental en la que Gaea los había sumido en un abrir y cerrar de ojos. El propio Kyle desactivó las lámparas, dejándola escapar atravesando el cristal con sus propias manos y Gaea finalmente tomó su mano antes de ponerse de pie con el apoyo de ese hombre, pero sus piernas no estaban preparadas y terminó siendo sostenida por ese hombre y cubierta por su bata.

Fue cargada afuera con la facilidad de levantar a una doncella y la llevaron en un auto común y corriente. Se escondió en la parte trasera del auto y no notaron el escape hasta minutos después de su huida. Kyle manejó por horas, dejando Gaea tuviese su primer sueño real a la luz del día, y terminaron en algún motel de mala muerte para descansar a la noche. Kyle le quitó el dispositivo de rastreo y le ayudó a atender las heridas que le quedaron luego de la operación.

—Gaea… Eres hermosa.

Lo sabía. Lo supo toda su vida, pero jamás lo había escuchado así. Gaea sintió algo recorrerle de pies a cabeza y no pudo creer que alguien de su especie pudiese sentir algo como aquello. Como lo que era el amor. Fueron los meses más felices de su vida, mientras viajaban y charlaban, alejándose de los que le habían hecho todo tipo de atrocidades y acercándose más a un hombre al que no quería hacerle ningún daño. Era la luna de miel perfecta con un científico que la rescató de su encierro… o al menos eso pensaba Gaea.

Cuando encontró todos los documentos mientras Kyle dormía sintió que todo era una mentira. Y en el picnic del día siguiente, después de tener sexo sobre el césped, Gaea enfrentó al amor de su vida para decirle que lo sabía. Todo este periodo había sido una prueba para las nuevas adquisiciones de Gaea y él era el único médico calificado para hacer observaciones, además de sacarle la información suficiente para entender la raza de la rubia. Kyle había sido atrapado por su amante y no le quedaba escapatoria, así que lo enfrentó sin entender que no era lo suficientemente fuerte y que ya le había enseñado suficiente a la chica.

—Pero no te preocupes, Kyle… te amo. Por eso siempre estarás conmigo.

Sus manos tuvieron la fuerza suficiente para cortar su cuello de una sola tajada y Gaea lo tomó sin reparos. No le quitó la felicidad que le quedaba, pues era algo que quería que Kyle tuviera consigo toda la vida. Y con lo poco que había aprendido en su encierro y en su tiempo con su trágico amante logró poner la cabeza de su decapitado amor en conserva, para poder llevarla consigo a cualquier lado. Esa era la forma en que lo mantendría a su lado por el resto de la eternidad, pero ahora sabía que era cuestión de tiempo para que “los” alcanzaran, así que huyó fuera del continente y se las arregló para cruzar el océano sin que notaran la cabeza de Kyle en su equipaje.

Decidió que volver a casa luego de veinte años no era aceptable, ni para ella ni para su familia, así que desechó el apellido de sus padres y se declaró a sí misma la esposa de Kyle, utilizando en esta ocasión el apellido de “casada”. Y llegó a Europa, donde encontró una forma de acomodarse en la “sucia y apestosa” Londres. Se lo pensó muchísimo antes de decidir que ahora Kyle no era mucho más que un marido de consulta que no tenía derecho ni opción a responder a sus preguntas, tanto como ya le había engañado lo suficiente para que ella tuviera el derecho de buscar satisfacción en cualquier otro cuerpo. Además eso era algo que Kyle no podría darle más…

Por eso se emocionó cuando conoció, porque quizá existiera alguien con el suficiente potencial para reemplazar al cuerpo de Kyle y, si lo lograba, entonces reemplazaría la cabeza de quien este fuera con la de Kyle. Solo tenía que encontrar al cuerpo y al hombre perfecto y nadie le daría tanto dolor como placer al grado que lo hizo Kyle sino era un hombre de esos. Pero la historia no había terminado ahí, no con los científicos. Gaea sabía que la persecución continuaba y lo notó cuando reconoció a uno de los pocos sobrevivientes del atentado en el laboratorio... la crisis emocional la llevó a un esfuerzo de escape tan grande, acompañada por su objeto más valioso... y cuando se dio cuenta no estaba más en el mundo que conocía. Entonces Gaea supo que estaba a salvo y que, ahora, su búsqueda para el cuerpo sustituto de su "marido" era el único objetivo que le quedaba.
Enfermedades: Está loca... ?
Otros Datos:
✿ Es una titiritista, lo aprendió gracias a su abuela con la habilidad de las sombras.
✿ Tiene un títere "femenino" llamada Lilian, en honor a su abuela. Su aspecto es bastante grotesco.
✿ Aunque es poco probable que llegue a concebir después del abuso a su cuerpo, ella es fértil.
✿ Su verdadero apellido es Dessens, incluso cuando no nació en Norte América, como su padre.
✿ El apellido Schmetterose es en realidad de Kyle, pero su acta de matrimonio con la firma falsa de él le permitió el cambio de apellido.
✿ Adora el sexo, mientras más rudo mejor.
✿ Odia la cola y las orejas, le parecen una exagerada evidencia del fetichismo de Kyle.
✿ Aunque registró su matrimonio legalmente, su estado civil es viuda, pues el cuerpo de Kyle fue encontrado en Latino América y reconocido, por lo que existen registros de su muerte.
✿ Gaea no lo sabe.
✿ Su familia tiene el 30% de sus riquezas invertidas en encontrarla.
✿ Es perseguida por la organización que lo "creó", como ellos alardean.
✿ No comprende un 100% la procedencia de las lágrimas o lo que estas representan, tanto como sufre confusiones en sus emociones gracias a los traumas que no reconoce.

Físico: Neferpitou
Procedencia: HunterxHunter (2011)

Crédito: -Ella


Última edición por Gaea C. Schmetterose el Jue Ene 15, 2015 12:39 pm, editado 1 vez
avatar
Gaea C. Schmetterose
Seres Artificiales
Seres Artificiales

Empleo : Titiritera

Mensajes : 7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm not a pussy! - Gaea ID

Mensaje por Yamato Akiyama el Jue Ene 15, 2015 2:49 am

No veo grandes problemas con la ficha, descripciones y demás están Ok, pero deberías diferenciar mas entre "poderes:" y "Habilidades:" separando ambas categorías.
En cuanto al control de la oscuridad deberías explicarlo mas, ya que debe haber un límite y una forma de manejarlo también, el simple hecho de decir "maneja la oscuridad" no explica mucho que digamos y lo mismo va para la magia negra, si puede hacer pociones y venenos, de qué manera? cómo se utilizan? de qué manera usa esos venenos? de qué manera actúan estas cosas en sus víctimas?. También se debería explicar cómo implanta esas visiones horrorosas, y desde que distancia, y al ser visiones deberías limitarla de cierta manera en su uso en batallas (no digo que tengas que batallar, pero si se llega a dar la ocasión no puedes simplemente en un post mirar a tu oponente, implantarle una visión y huir) A lo que me refiero, tiempo de canalización, si puede hacerlo o no en movimiento (yo diría que no, es demasiado a decir verdad, podría considerarse un tipo de hipnosis).

En cuanto a las prótesis, ya que están explicadas principalmente en su apariencia, puedes poner sus capacidades, etc en el apartado de "habilidades" ya que nada se sale de lo común y no se considerarían un poder mas.
avatar
Yamato Akiyama
Nuevos Usuarios
Nuevos Usuarios

Empleo : ~

Mensajes : 8


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm not a pussy! - Gaea ID

Mensaje por Gaea C. Schmetterose el Jue Ene 15, 2015 12:40 pm

He hecho las modificaciones y, de hecho, el asunto de las visiones sí está aclarado pero esto en las debilidades... es necesario que la víctima no esté en movimiento para que ella pueda implantar sus visiones y, entonces, alimentarse. En realidad ninguna de las habilidades de Gaea es meramente nociva o fácil de aplicar, es más débil de lo que parece. Pero eso también lo cambié a especificar en las habilidades, quitándolo como debilidad.

Si ahí estaba todo el problema, sospecho que ha sido aclarado.
avatar
Gaea C. Schmetterose
Seres Artificiales
Seres Artificiales

Empleo : Titiritera

Mensajes : 7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm not a pussy! - Gaea ID

Mensaje por Alan Blutkreislauf el Jue Ene 15, 2015 1:13 pm





Cazado:

avatar
Alan Blutkreislauf
Infernales
Infernales

Empleo : Asesino.

Mensajes : 29


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm not a pussy! - Gaea ID

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.